El diputado nacional Federico Angelini anunció este lunes que interpondrá un amparo para reanudar las clases presenciales en Rosario, las cuales se suspendieron hasta el viernes por alerta epidemiológica de coronavirus. Funcionarios provinciales rechazaron la propuesta y defendieron la resolución.

//Mirá también: Santa Fe anunció mayores restricciones en Rosario sin clases presenciales

El vicepresidente del PRO adelantó que este martes recurrirá a la Justicia para que se reabran las escuelas bajo protocolo. “El Gobierno no puede seguir omitiendo la deserción que este tipo de medidas ha generado, sobre todo a nivel secundario, así como también el aumento de la brecha educativa digital que se ha abierto”, planteó.

El exconcejal de Juntos por el Cambio consideró que “cerrar y prohibir es el camino más fácil, pero claro está que no ha dado resultados positivos hasta ahora”. De esta manera, manifestó su oposición ante la adhesión parcial de la Casa Gris al último decreto de necesidad y urgencia por la pandemia.

//Mirá también: Pablo Javkin cuestionó la categoría sanitaria de Rosario y pidió por la vuelta a clases presenciales

Poco después de que Angelini lanzara su propuesta, la ministra de Educación, Adriana Cantero, afirmó que tomar la vía judicial ante esta situación implica “romper las reglas de la democracia”. En un reportaje con LT8, expresó su preocupación por la iniciativa del referente del PRO, aunque compartió su deseo de tener clases presenciales en toda la provincia.

Más tarde, el ministro de Gobierno, Justicia, Derechos Humanos y Diversidad, Roberto Sukerman, se pronunció en el mismo sentido. A partir de la consulta de Radio 2, recordó que indicadores epidemiológicos de Rosario son “muy complicados”. En cuanto a la iniciativa de uno de los principales representantes de Juntos por el cambio en Santa Fe, opinó: “Estos sectores son los mismos que incentivan a los padres a salir a la calle a manifestarse”.