Casi sobre el vencimiento del último decreto que firmó hace menos de dos semanas, el gobernador Omar Perotti anunció que Santa Fe adhiere a las medidas contra el coronavirus que se dictaron a nivel nacional. Esto sólo implica mayores restricciones en Rosario y San Lorenzo, aunque sólo por una semana.

//Mirá también: El promedio de edad de los pacientes en terapia intensiva por coronavirus en Santa Fe es de 46 años

En los dos departamentos antes mencionados se suspenden las clases presenciales, salvo en las escuelas especiales, ya que ambos fueron definidos como distritos en alerta epidemiológica por COVID-19. Además, se amplía la prohibición para circular en vehículos particulares entre las 20 y las 6 del día siguiente, salvo para quienes realizan actividades esenciales.

Perotti precisó que las nuevas restricciones no abarcan al resto de la provincia. Sin embargo, tampoco se flexibilizan las medidas, teniendo en cuenta que más de la mitad de los departamentos de Santa Fe presentan riesgo sanitario alto en el marco de la pandemia.

//Mirá también: Confirmaron 1.911 casos de coronavirus en Santa Fe y 11 muertes

Siguiendo el Decreto de Necesidad y Urgencia 287, en Rosario y San Lorenzo las escuelas volverán a las actividades a distancia hasta el viernes 7 de mayo. Mientras tanto, Perotti pedirá al Ejecutivo nacional que se revisen los parámetros epidemiológicos por los que se declara el alarma en ambas regiones.

El gobernador anunció que envió una nota dirigida al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y argumentó: “Esos indicadores hay que reanalizarlos en vista de las particularidades de nuestra provincia y nuestro sistema sanitario”. Puntualmente argumentó que el nivel de internaciones es alto debido a la derivación de pacientes de otras zonas y espera sumar camas críticas que baje ese número hasta cumplir con el criterio establecido por la Casa Rosada.