“Los Monos” y la Justicia: afirman que Mariana Ortigala era una “narco protegida”

El fiscal Miguel Moreno ratificó la denuncia contra su colega Matías Edery por su relación con la supuesta testaferro.

La asesora legal fue detenida el 11 de septiembre en el marco de 43 allanamientos simultáneos.
La asesora legal fue detenida el 11 de septiembre en el marco de 43 allanamientos simultáneos. Foto: Telefe Rosario

Una nueva causa penal que involucra al jefe de “Los Monos” derivó en la denuncia penal contra el fiscal Matías Edery en Rosario. Uno de los encargados de la investigación afirmó este viernes que su colega tenía una “narco protegida”. Así describió el rol de Mariana Ortigala como informante secreta del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

La mujer de 44 años quedó bajo prisión preventiva este viernes por orden de la jueza María Trinidad Chiabrera. Lo mismo ocurrió con su esposo Rodolfo Sebastián Felipe (50) y otras seis personas imputadas a partir de la denuncia del intento de extorsión al dueño de la agencia de lotería El Califa.

El fiscal Miguel Moreno sostiene que Ortigala “ya debía encontrarse detenida” antes de los 43 allanamientos que pidió el lunes 11 de septiembre. Hasta entonces, la acusada era una de las informantes de Edery, uno de los responsables de otras investigaciones previas sobre “Los Monos” y sus diferentes células.

“Nos ha llamado la atención cómo nunca se dieron cuenta de que la señora era miembro de esa asociación ilícita”, comentó el funcionario. Esto sugiere que la sospechosa aprovechó su conexión con la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos para garantizar la impunidad de Ariel Máximo “Guille” Cantero y los aprietes que le atribuyen al jefe de “Los Monos”.

Aunque la fiscal regional María Eugenia Iribarren había ordenado que no se hablara del rol de Ortigala como informante, Moreno y su colega Pablo Socca decidieron exponer el vínculo en la audiencia. Los investigadores argumentaron que era necesario hacerlo para advertir el peligro de entorpecimiento de la pesquisa si la mujer salía en libertad.

Los funcionarios no denunciaron formalmente a Edery ante la jueza de la causa. En cambio, presentaron la evidencia ante el auditor general del MPA, Leandro Mai, que ordenó una investigación administrativa en paralelo con el proceso penal.

¿Quiénes fueron acusados por intentos de extorsión de “Los Monos” en Rosario?

  • Ariel Máximo Cantero (35). “Guille” lleva una década preso. Lo imputaron por dos intentos de extorsión desde la cárcel de Marcos Paz.
  • Brian Ezequiel Díaz (21). Está en la Unidad Penitenciaria 11 de Piñero. Los denunciaron por haber planificado incendios y balaceras en locales de El Califa. Su hermano “Cachete” fue condenado a 29 años de prisión por el crimen en el casino de City Center.
  • Bladimir Andrés Navarro (28). El “Colo” también está preso en la cárcel del sur del departamento Rosario. Afirman que amenazó por teléfono al dueño de la agencia de lotería.
  • Kevin David Moreno (21). Está preso en la Unidad Penitenciaria 16 de Pérez. El MPA lo denunció por otras llamadas intimidatorias a la víctima.
"La Diabla" Leguizamón fue denunciada como una cómplice clave de "Guille" Cantero.
"La Diabla" Leguizamón fue denunciada como una cómplice clave de "Guille" Cantero.
  • Mariana Ortigala (44). El titular de El Califa la denunció por intento de extorsión desde marzo de 2021, cuando lo apretaron en el gimnasio Estación Club Fisherton.
  • Rodolfo Sebastián Felipe (50). Esposo de Ortigala. La Fiscalía lo denunció por las primeras amenazas a la víctima en el centro de entrenamiento. Según los investigadores, la banda quería cobrar un millón y medio de dólares.
  • Lorena Mireya Córdoba (35). Expareja de David Perona, el “Rey del Juego Clandestino” en Rafaela. Visitó diferentes locales de El Califa durante 2022 e intentó extorsionar al dueño por teléfono.
  • Daiana Micaela Leguizamón (30). “La Diabla” era el “ancla” de “Guille” Cantero a la hora de triangular llamadas extorsivas desde la cárcel de Marcos Paz mientras cumplía prisión domiciliaria en San Nicolás. El día que la detuvieron, agarró un chip de teléfono celular y se lo tragó para que no analizaran la evidencia.
  • Gonzalo Iván Sarmiento (27). Fue el único que quedó en libertad luego de la audiencia. La Fiscalía lo denunció como partícipe secundario de los aprietes por el celular que usó la banda.

Temas Relacionados