Los homicidas de Carlos Argüelles, que había declarado contra el jefe narco Esteban Alvarado, realizaron inteligencia previa y fueron al menos dos veces a su taller antes de matarlo a tiros delante de su familia. Así se conoció en la investigación de los fiscales que este jueves imputaron con prisión preventiva a cuatro personas de ser los presuntos autores materiales.

//Mirá también: Recibieron prisión preventiva los cuatro detenidos por el crimen de Carlos Argüelles

Además, los investigadores apuntaron como posible instigador del crimen al propio Alvarado, a quien Argüelles (46) señaló judicialmente de ser el autor intelectual de un atentado contra el Centro de Justicia Penal de Rosario y contra el domicilio particular de una empleada del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

De acuerdo con la prueba que reunieron, dos de los acusados -Arena y Peralta- se presentaron el sábado pasado en el taller y fueron atendidos por un hijo de Argüelles. Le dijeron que querían reparar un auto que tenía un rayón en la puerta y al joven le “llamó la atención” que hubieran llegado a pie.

Imputaron a cuatro personas a bordo de un auto tras el crimen de Carlos Argüelles. Policía de Santa Fe

Según la investigación, el hijo de Argüelles les dijo que los presupuestos los pasaba su padre y se fueron. El lunes a la tarde volvieron con otras dos personas en un Volkswagen Fox rojo y preguntaron lo mismo, a lo que el hijo de Argüelles respondió que su padre regresaba en dos horas.

Según los fiscales, a las 16.50, las cuatro personas regresaron y le mostraron al mecánico el rayón que tenía el auto en una puerta, a la vez que le pidieron un presupuesto para arreglarlo. Cuando se retiraban, Arena sacó un arma y comenzó a disparar contra Argüelles, que murió de dos tiros en la cabeza y otro en la espalda, mientras su hijo y su esposa se ponían a salvo, precisaron Edery y Schiappa Pietra en la audiencia de hoy.

Los atacantes fueron detenidos 20 minutos después por la Policía en el mismo automóvil, con la misma vestimenta que señalaron los testigos pero sin el arma homicida, que los fiscales creen que “fue descartada”.

El vehículo fue interceptado sobre Chacabuco y Pasaje Villar.Policía de Santa Fe

También llevaban una bomba casera tipo Molotov que los investigadores conjeturan que era para incendiar el vehículo empleado en el crimen. Las pruebas de dermotest utilizadas para determinar si una persona disparó un arma- dieron negativas para Arena, Morel y Varela, y positiva para Aldana Peralta.

Sin embargo, los fiscales acusaron como ejecutor del homicidio a Arena y como partícipes primarios a los tres restantes. El juez Gustavo Pérez de Urrechu aceptó la imputación y les dictó prisión preventiva por dos años a los cuatro.

A la vez, los fiscales señalaron que el crimen de Argüelles habría sido ordenado por Alvarado, de quien el mecánico fue testaferro -y por lo cual había sido imputado y estaba por firmar un juicio abreviado- y luego declaró en su contra como imputado colaborador.

“No tenemos dudas que esto tiene que ver con la declaración contra Alvarado”, dijo Edery. Los fiscales explicaron que Peralta está en pareja con un preso que comparte pabellón en la cárcel de Piñero con personas vinculadas a la banda de Alvarado, un hombre que irá a juicio por narcotráfico y tiene otro proceso por homicidio y asociación ilícita.

//Mirá también: Jorge Lagna dijo que “participaron profesionales” en el crimen de Carlos Argüelles

Rival directo de la banda “Los Monos”, Alvarado creció en las sombras en el mundo del narcotráfico con apoyo policial mientras cumplía una condena en la provincia de Buenos Aires por robo de autos.

“Peralta es visita de Dardo Basualdo, que está detenido en el pabellón 4 de Piñero, que es el lugar donde están Alejandro Chucky Monedita Núñez, imputado por ataque anterior a Argüelles”, recordó Edery sobre el intento de asesinato que el mecánico sufrió en enero pasado.

Además, agregó que compartió pabellón hasta el 18 de agosto pasado con Mauricio Laferrara, un sicario de Alvarado acusado por cuatro homicidios y sospechados de haber participado en otros dos, encomendados por su jefe. Allí también están detenidos, junto a la pareja de Peralta, el padre y un hermano de Laferrara.