La medida cautelar para impedir el uso de Uber en Rosario fue desestimada este miércoles. La Justicia provincial rechazó el tratamiento del pedido que hizo la Municipalidad al considerar que ésta tiene la facultad para actuar si la empresa no se ajusta a las ordenanzas que regular el transporte en la ciudad.

El Ejecutivo solicitado en los Tribunales provinciales la suspensión o eliminación de la app para celulares como vía para evitar una operatoria que infringe la normativa local. También plantearon como alternativa aplicar restricciones a las promociones online del sitio web para el ingreso de conductores y la contratación de viajes.

El titular del Juzgado Civil y Comercial 7, Marcelo Quiroga, consideró que el municipio tiene el “poder de policía” intervenir si Uber no está en regla. Hace dos semanas se dio una situación de este tipo cuando enviaron al corralón dos autos que estaban circulando a partir de pedidos de traslado hechos mediante la aplicación móvil.

Al margen de la promesa de intensificar los operativos de control, en el Palacio de los Leones decidieron apostar a una acción legal al advertir que la empresa no tiene autorización autorización para ofrecer sus servicios, ya que infringe la regulación sobre un servicio público como el de automóviles de alquiler con o sin reloj de taxímetro.