Imputaron al ex titular del Sindicato de Peones de Taxis, Horacio Boix, por desviar $8 millones de la entidad para uso personal y de contratar a la banda narcocriminal de Los Monos con el fin de que tiroteara a quienes le quitaron la conducción del gremio al ganarle las elecciones. En la causa, también fue imputado el líder de la gavilla narco, Ariel “Guille” Cantero, y tres atacantes.

//Mirá también: La interna en el Sindicato de Peones de Taxis se cobró dos nuevas balaceras sobre viviendas

Este viernes se llevó adelante la audiencia en la que los fiscales Matías Edery, Luis Schiappa Pietra y David Carizza le imputaron por los delitos administración fraudulenta, en carácter de autor y consumado, extorsión en carácter de instigador (2 hechos) y abuso de arma en carácter de instigador (6 hechos).

Horacio Boix

Concretamente se le achacó en su carácter (al momento de los hechos) de Secretario General del Sindicato de Peones de Taxi (hoy cargo del que fue desplazado) haber perjudicado a los afiliados del sindicato y a este como persona jurídica en su gestión, procurando para él mismo y/o para personas de su núcleo familiar y/o social próximo, un lucro indebido cuantificado en $8.154.685, equivalentes a U$S 239.226 según dólar promedio del BCRA entre enero 2018 y agosto 2019.

De acuerdo a la acusación, Boix manejaba el dinero de la entidad como propio, cubriendo sus propios gastos personales y los de su círculo íntimo al tiempo que utilizaba la tarjeta corporativa del SPT para consumos personales estimados en casi $600 mil. Además, pagó reparaciones y mantenimiento de sus lujosos vehículos Jeep Cherokee y Mercedes Benz C200 y compró aberturas para su casa, sólo a modo de ejemplo de sus erogaciones abonadas con plata del sindicato.

Por su parte se imputó a Guille Cantero, Carlos Damian E., Horacio B., Maximiliano D. y Fernando M. haber participado de múltiples maniobras extorsivas a diversos integrantes del Sindicato de Peones de Taxi, a requerimiento de Boix. Las extorsiones comenzaron el 2 de septiembre de 2019 y finalizaron el 06 de enero de 2020. Boix, su rol de ex secretario (dado que había sido expulsado de la conducción por una denuncia de malversación de fondos) se vinculó con Los Monos para recuperar la conducción del sindicato a los tiros. El propio Cantero, desde su lugar de detención en el Penal de Piñero (que funciona casi como un call center de los presos), mantuvo comunicaciones con Fernando M. para encargarle esta tarea.

Ariel "Guille" Cantero. (Gentileza Clarín/Juan José García)

Carlos Damian E., desde su lugar de detención en el Penal Federal de Ezeiza, gestionó recursos humanos y materiales para llevar a cabo atentados con armas de fuego hacia las viviendas particulares de los integrantes de la nueva comisión directiva del SPT a los fines de amedrentarlos. Maximiliano D. en fecha 15 de septiembre de 2019 se comunicó vía telefónica con el actual Secretario del SPT para exigirle la entrega de dinero a cambio de no atentar contra su vida, la de su familia y la de otros miembros de la comisión directiva.

//Mirá también: Atribuyen a Horacio Boix nuevas amenazas e impugnaron la asamblea para echarlo

Esta comunicación se hizo siguiendo las órdenes telefónicas emanadas por Damian E. y Cantero. El 17 de septiembre de 2019, Maximiliano D. se reunió con un integrante de la comisión directiva del sindicato en un bar de calle Salta y Richieri, donde éste le reiteró la solicitud de una suma de dinero mensual a cambio de no causarle daños a él ni a los miembros de la comisión directiva ni a su familia. Ante la negativa de la víctima, volvió a amenazarlo. Fernando M. tuvo por misión planificar y ejecutar seis hechos de abusos de armas contra integrantes del sindicato de peones de taxis en cumplimiento de las órdenes impartidas Cantero y Carlos Damian E.

El Juez de Primera Instancia, Dr. Lanzón, tuvo por formalizada la audiencia imputativa y dictaminó hacer lugar al pedido de Fiscalia de prisión preventiva por el plazo de ley otorgando la morigeración a prisión domiciliaria contando con el control de tobillera electrónica. Hasta que se efectivice la puesta en marcha del control de tobillera permanecerá en prisión efectiva. El resto de los imputados ya tienen dictada la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley por otros hechos imputados previamente.