El pedido de arresto domiciliario para uno de los conductores detenido por la muerte de David y Valentín Pizorno no prosperó. Luego de una nueva audiencia realizada este miércoles, seguirán presos ambos imputados por la picada registrada en Avenida Nuestra Señora del Rosario y Ayacucho.

//Mirá también: Finalmente será imputado el conductor que chocó y mató a un papá y a su hijo

La Justicia provincial se pronunció en contra de morigerar la medida cautelar para Pablo Mancini. El conductor de 36 años fue acusado por rozar el auto de las víctimas fatales mientras participaba en una prueba de velocidad con un segundo auto manejado por Germán Schoeller, quien también se encuentra tras las rejas como responsable del choque principal.

Los fiscales Walter Jurado y Valeria Piazza Iglesias reiteraron los argumentos a favor de la figura de homicidio simple con dolo eventual por ambas muertes. La familia Pizorno circulaba en un Citroën C3 cuando fue embestida. Padre e hijo fallecieron a raíz del impacto y sólo sobrevivió Cintia Díaz, la madre del niño.

//Mirá también: Postergan la imputación al joven que chocó y mató a dos personas

Los representantes legales de Mancini había solicitado la liberación de su defendido y propuesto como alternativa el arresto domiciliario. Sin embargo, el juez Facundo Becerra resolvió mantener la medida cautelar dictada por el plazo de ley.

Voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) recordaron que el siniestro ocurrió la medianoche del sábado 20 de marzo, cuando los detenidos alcanzaron una “velocidad inusitada” de 132 kilómetros por hora antes del impacto. Además subrayaron que llegaron al cruce con Ayacucho sin accionar los frenos cuando el semáforo estaba en rojo intermitente.