Denuncian que un policía de Rosario mató a un joven con una ametralladora

El muchacho de 25 años recibió un balazo fatal sobre Campbell al 600 bis, en Empalme Graneros.
El muchacho de 25 años recibió un balazo fatal sobre Campbell al 600 bis, en Empalme Graneros. Foto: Juan José García

El suboficial quedó bajo prisión preventiva por el asesinato de Nicolás Cano, que recibió un disparo en la cabeza.

A partir de la muerte de un joven baleado en la cabeza por un policía en el barrio Empalme Graneros, este miércoles quedó bajo prisión preventiva por 90 días el autor del disparo en Rosario. Contra la hipótesis de un accidente, los investigadores denunciaron que el suboficial le disparó con una ametralladora a Nicolás Cano mientras intervenía junto a un compañero por una pelea familiar.

El fiscal Adrián Spelta sostuvo que José Alberto Alegre separó al muchacho de 25 años cuando estaban a punto de agarrarse a trompadas con su padre Horacio en Campbell al 600 bis. Según esta hipótesis, el uniformado apuntó contra la víctima con un subfusil FMK-3 que portaba como una de sus armas reglamentarias y lo hirió en el cráneo.

Durante la audiencia que se llevó a cabo en el Centro de Justicia Penal, el agente de la Policía Comunitaria aseguró que disparó en medio de un forcejeo con el joven fallecido y lamentó su muerte. Luego de su descargo y la presentación de la evidencia del Ministerio Público de la Acusación (MPA), la jueza Silvana Lamas ordenó que continúe bajo arresto a la espera del resultado de nuevas medidas para esclarecer el hecho.

A la hora de reconstruir el episodio, Spelta precisó que el uniformado y su compañero fueron a Empalme Graneros en respuesta a una denuncia realizada la madrugada del domingo 30 de noviembre a través del 911. Por esa vía, la madre del muchacho advirtió que se estaba peleando con su papá en la puerta de su casa.

Después del disparo, los agentes se fueron a bordo del patrullero en el que habían llegado. El padre de Cano llevó a su hijo hasta el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), donde ingresó en estado crítico.

Un balazo fatal tras una pelea familiar en Empalme Graneros

Según los testimonios recabados por el MPA, Nicolás estaba discutiendo con su papá y la policía intervino debido al altercado. Alegre actuó junto a un refuerzo para evitar que se tomaran a golpes de puño, pero los investigadores están convencidos de que su disparo no fue accidental.

La jueza Lamas admitió la calificación legal de homicidio agravado por el uso de arma de fuego durante la audiencia imputativa. Según el informe oficial, Cano falleció a la noche en el Heca tras haber pasado varias horas con pronóstico reservado por pérdida de masa encefálica.