La investigación sobre una banda dedicada a la venta de armas robadas con gran poder de fuego en Rosario derivó este martes en la primera condena a una policía imputada. Se trata de Mariana Guzmán, cuya pareja también pertenece a las fuerzas provinciales de seguridad y fue acusada en la causa.

//Mirá también: Agentes encubiertos ayudaron a atrapar a policías por venta de armas robadas

La defensa de la mujer y la Fiscalía llegaron a un acuerdo para dictar una pena de 3 años de ejecución condicional. La sentencia incluye 12 meses más inhabilitación especial para ocupar cargos públicos, de acuerdo a la resolución del juez Hernán Postma.

Según la evidencia recogida por el Ministerio Público de la Acusación (MPA), la agente del Comando Radioeléctrico era la encargada de administrar y guardar las armas de fuego que vendía la organización delictiva. También se ocupaba de recibir las municiones y el dinero de los compradores.

//Mirá también: Imputaron a ocho integrantes de la banda que vendía armas de fuego a delincuentes

Guzmán decidió aceptar su responsabilidad penal como integrante de la asociación ilícita en concurso ideal con incumplimiento de deberes de funcionario público.

La causa a cargo del fiscal Pablo Socca tomó estado público a principios de mayo, cuando se hicieron los allanamientos para atrapar a ocho personas involucradas. Entre ellas se incluye Sergio González, la pareja de la uniformada.

De la pesquisa se desprende que se concretaron al menos cinco ventas a clientes que no tenían autorización legal para adquirir armas de fuego. A su vez establecieron que parte de la mercadería había sido robada a un productor agropecuario de Córdoba.