La Justicia rosarina condenó a 7 años y medio de prisión a un hombre por raptar a mujeres cerca de la Ruta Nacional 34. El fallo de primera instancia se refiere a cuatro casos en Ibarlucea y Granadero Baigorria, aunque dos de ellos fueron imputados como abuso sexual simple en relación a las pruebas presentadas.

//Mirá también: Lo denunciaron por abusar de una joven en San Lorenzo y casi lo linchan

Augusto Sebastián Diztler había sido detenido el año pasado tras intentar secuestrar a una adolescente. Un mes más tarde, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) lo identificó como el responsable de otras tres denuncias sobre episodios ocurridos entre 2018 y 2019.

Si bien había solicitado una pena de 11 años de prisión efectiva ante el juez Florentino Malaponte, el fiscal Ramiro González Raggio consideró que el veredicto implica “una condena importante” en relación a los casos. “Está cerca de lo que habíamos pedido”, concluyó.

//Mirá también: Condenaron a un hombre de Capitán Bermúdez por abusar de su hija durante 13 años

El funcionario de la unidad de Delitos contra la Integridad Sexual recordó que el modus operandi de Ditzler consistía en hacerse pasar por una persona desorientada. Habitualmente salía a bordo de un Volkswagen Up gris a pedir direcciones a mujeres a las que luego trataba de introducir en su auto.

Rapto sin armas en la ruta 34

“En los hechos que pudimos probar no usó armas, sólo fuerza física”, apuntó el fiscal. En el último procedimiento le secuestraron una especie de encendedor con punta, pero no fue utilizado para agredir a la víctima.

González Raggio subrayó que sólo dos de los hechos fueron calificados como rapto, considerado como el secuestro con fines sexuales. “Era lo más factible de probar”, indicó. Por otra parte, reconoció que puede haber otras víctimas aún no identificadas, lo que llevará a una nueva causa penal si se reciben más denuncias.

Desde el MPA precisaron que durante el juicio declararon profesionales de psiquiatría forense. Los testimonios sirvieron para establecer que Ditzler podía comprender la criminalidad de los actos que se le atribuyeron, así como el proceso que se llevó a cabo.