La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) confirmó este lunes el procesamiento de Nicolás Paladini a partir de una denuncia sobre maniobras ilegales para cobrar reintegros de exportación a través de una empresa que lo tiene como presidente.

La causa se tramita en el Juzgado Federal 3 de Rosario y se refiere a los movimientos de Biocom SA, una firma bajo sospecha por la presentación de facturas apócrifas referidas a sus lazos con otras sociedades y personas físicas. A su vez, los investigadores determinaron que ninguna de estas tenía capacidad operativa ni personal o patrimonio para llevar a cabo las transacciones en cuestión.

En base a las pruebas recolectadas sobre esas empresas truchas y el vínculo con su compañía, al marido de Rocío Guirao Díaz se le trabó un embargo de un millón de pesos y también sufrió la inhibición general de sus bienes. La resolución de primera instancia que lleva la firma del doctor Carlos Vera Barros surgió a partir de una decisión previa de la Cámara de Apelaciones local, la cual revocó la falta de mérito que se había dictado inicialmente en beneficio del rosarino.

Afip planteó que Paladini percibió $1.800.000 pesos y la firma que encabeza presentó declaraciones juradas para computar crédito fiscal a su favor. De acuerdo al comunicado que publicó el organismo tributario, la pesquisa lleva "años" y el empresario podría recibir una pena de prisión de dos a seis años por aprovechamiento indebido de tributos.