Pese a la tormenta, la mayoría de las actividades se desarrollaron con normalidad. Las Kamikazes derrotaron a Brasil en una final épica.


La lluvia y el viento de la fresca jornada de este martes no frenaron la competencia de los Juegos Suramericanos de Playa. La delegación local sumó un nuevo oro a través de las Kamikazes, el equipo de beach handball y sigue liderando muy cómodo el medallero.

Camperas y pantalones largos reemplazaron las gorras y el protector solar de los días anteriores. Pero teniendo en cuenta que los partidos sólo se suspenden en caso de actividad eléctrica, la jornada comenzó con normalidad. Cuando todavía el clima daba tregua, cientos de chicos de distintas escuelas se congregaron a los pies del escenario principal del Fan Fest para disfrutar de Crónicas de Porte, el ciclo de charlas entre estudiantes y atletas olímpicos y paralímpicos de la ciudad.

Día 6 de los Juegos Suramericanos de Playa

Como los visitantes eran muchos, también fueron varios sobre el escenario: Sofía Sánchez (nado sincronizado), Anabel Moro (natación), Nicolás “el Colo” Córdoba (gimnasia), Fernando “Pipo” Carlomagno (natación), Facundo Arregui (natación), Joana Palacios (halterofilia), y Yanina Martínez (atletismo) respondieron preguntas y contaron cómo es ser un atleta de alto rendimiento.

Al igual que las dos jornadas anteriores, el deporte protagonista del martes fue el beach handball. El lunes, las Kamikazes habían conseguido su pase a las semifinales tras imponerse a Paraguay y quedar en lo más alto del grupo B con puntaje perfecto. En dos sets, las Kamikazes se quedaron con la semi ante Venezuela, asegurando su pase a la final. Como es costumbre, las atletas celebraron bailando, aunque esta vez el festejo contó con la presencia estelar de Guazú.

Día 6 de los Juegos Suramericanos de Playa

Los varones del handball, por su parte, no pudieron el lunes con Uruguay y se dispusieron a pelear por el quinto puesto con Ecuador, al que finalmente derrotaron. El clima fue empeorando, con temperaturas que descendieron abruptamente hasta los 15 grados, vientos fuertes y lluvia.

El resto de la jornada se vio en riesgo por la tormenta. El viento atentó contra algunas de las estructuras del balneario La Florida y se evaluó suspender el resto de las actividades programadas. De hecho, el debut del remo coastal debió reprogramarse para el jueves por la mañana, ya que el estado turbulento del río no aseguraba las condiciones para el desarrollo normal de la competencia.

Pero a partir del trabajo de la organización y de los voluntarios, además el compromiso de atletas y entrenadores, se logró continuar con las definiciones del handball. Las chicas argentinas enfrentaron a Brasil, una de las mejores selecciones del mundo en la disciplina.Tras quedarse con un set cada una, la definición fue por shoot-outs (los penales de este deporte) y plagada de épica. El último ataque, en mano de las brasileñas, podía consagrarlas por sólo un gol. Pero la pelota, quizás gracias a la densidad de la arena mojada durante toda la jornada, se detuvo justo antes de la línea de marcación.

Las Kamikazes se quedaron con el oro suramericano, demostrando una vez más que tanto el equipo como la disciplina prometen crecer en el país. Con lágrimas en los ojos, Celeste Meccia aseguró: “No hay nada más lindo que salir campeonas en nuestra casa y con nuestra gente”.

Para el miércoles, se espera mejor clima y nuevamente mucha concurrencia. Es que la séptima jornada tendrá el debut de uno de los deportes más populares y por ende más esperados: el fútbol de playa. Además, se llevarán adelante las etapas de remo coastal previstas y las que debieron ser postergadas.






Comentarios