El Ciclón sorprendió en un partido chato y la Academia se despidió en medio de silbidos e insultos.


Después de cosechar una decepcionante derrota por Copa Libertadores, Central no pudo levantar cabeza en su casa y San Lorenzo le ganó en Rosario por 1 a 0 gracias a un gol en el final del partido.

Pasado un primer tiempo casi sin llegadas claras, los visitantes tuvieron una oportunidad concreta para abrir el marcador en el minuto 2 del complemento, pero Marcelo Herrera falló a la hora de controlar el pase dentro del área y no llegó a rematar.

A la Academia, por su parte, le costó generar chances de gol y la más peligrosa recién surgió a partir del ingreso de Néstor Ortigoza cuando faltaba un cuarto de hora para el final. El ex Argentinos Juniors asistió a Fernando Zampedri y Sebastián Torrico salvó al Ciclón al desviar el derechazo cruzado.

Desde la renuncia de Edgardo Bauza, el técnico Paulo Ferrari lleva seis partidos con tres empates y tres derrotas. A eso hay que sumarle que la mala temporada en el torneo local dejó a los canallas en el fondo de la tabla de promedios, apenas cuatro puntos por encima de Gimnasia y Esgrima de La Plata y nueve de Patronato.

La situación en el Gigante de Arroyito empeoró de forma imprevista en el segundo minuto adicional, cuando Nicolás Reniero definió después de un contragolpe iniciado por Román Martínez frente a una última línea auriazul que estaba mal parada.

El equipo de Jorge Almirón no la estaba pasando mucho mejor, pero ya había podido cortar la racha de 15 fechas sin victorias que acumulaba desde octubre, cuando le ganó a San Martín de San Juan. La otra cara del batacazo fueron los silbidos e insultos que recibieron los locales cuando se retiraron.






Comentarios