El animal tenía 1,80 metros de diámetro. "No la podíamos subir a la lancha, fue una locura total", dijeron.


Una verdadera sorpresa se llevó un grupo de amigos oriundos de Azul, provincia de Buenos Aires. Fueron a pescar al Río Paraná, a la altura de la localidad de Fighiera, y pudieron dar con una raya de 130 kilos. “No la podíamos subir a la lancha”, expresaron. Luego, no dudaron en devolverla al río.

Franco Romagnoli, Guillermo Doroni Edgar Silva y otro al que nombraron como Dani se embarcaron el domingo pasado hacia esa zona para tener un día de pesca, uno de los pasatiempos favoritos de este grupo.

Un grupo de amigos pescó una raya de 130 kilos en el río Paraná. (El Sol Digital)

“Todo empezó cuando este señor me llamó y me dijo, `Franquito, el 18/11 voy a ir a buscar una raya más grande que la de Jeremy Wade, (en relación al presentador de televisión británico y autor de libros sobre pesca con caña), y vamos a romper otro récord´”, contó Romagnoli a El Sol Digital.

Claro, esta banda de pescadores ya tenía antecedentes: en su pesca anterior habían sacado un patí de más de 25 kilos en el invierno pasado.

De esta manera, “con los equipos adecuados y con la fé de siempre” buscaron todo el día en la zona pero la suerte no los acompañó. Pese a esto, los jóvenes no se rindieron y cerca de la medianoche del domingo, dieron con una raya gigantesca.

Según describieron estos amigos, fueron dos horas de pelea, cada uno con la caña pero “la bestia” no se dejaba atrapar. En medio de la pelea, Romagnoli decidió pedirles ayuda a otros dos de sus amigos, “Dani y Guillermo Doroni” que no dudaron en darle una mano.

Un grupo de amigos pescó una raya de 130 kilos en el río Paraná. (El Sol Digital)

“Siendo cuatro personas, la cosa se puso un poco más fácil”, resaltó pero pese a eso aseguró que a la raya “no la podíamos subir a la lancha. Fue una locura total”.

En las imágenes se observa que el animal tenía 1,80mts. de diámetro y un peso estimado en 130 kilos. Luego de las fotos, los jóvenes devolvieron el animal al río. “Quizá nos volvamos a cruzar!”, se esperanzó el pescador.






Comentarios