Herrera y Zampedri marcaron para el canalla, mientras que Torres descontó para la Lepra. Hubo tres expulsados.


Central se quedó con el clásico rosarino de Copa Argentina al derrotar 2 a 1 a Newell’s, en un encuentro que se jugó sin público en la cancha de Arsenal. Germán Herrera y Fernando Zampedri fueron los autores de los goles en un encuentro que terminó con tres expulsados.

Fue el canalla el que arrancó mejor, y con más ímpetu que fútbol, acorraló a su rival. Las pelotas paradas fueron su principal argumento, pero allí encontraron a defensores bien plantados que no dejaron a los auriazules cabecear con comodidad.

Clásico rosarino Newell’s – Central por Copa Argentina

Al promediar la primera mitad, Newell’s fue saliendo del asedio y Mauro Formica empezó a tomar la manija del encuentro. El Gato aportó claridad y supo abrir bien hacia las puntas, aprovechando a los rápidos Mariano Bittolo por izquierda y Joel Amoroso por derecha.

La más clara la armaron Formica y Amoroso, que fue hasta el fondo, tiró el centro para Luis Leal pero Jeremías Ledesma se quedó con la pelota. Poco más que contar en ese flojo primer tiempo, en el que Gonzalo Bettini vio la amarilla.

Central gana 2 a 0 a Newell’s por Copa Argentina

Todo cambió en el complemento, con el auriazul mejor parado en el terreno de juego e imponiendo condiciones, otra vez con la pelota parada como principal arma. Y así llegaría el gol: córner al primer palo de Leonardo Gil, anticipo y gol de Herrera a los 62 minutos.

Otra vez el chaqueño amargando a los hinchas rojinegros, en un gol que cambió por completo el partido. Porque de ahí en más la Lepra entró en la desesperación y perdió todo tipo de orden. Herrera estuvo a punto de volver a marcar tres minutos después, pero su remate dio en el poste.

No pasaría mucho tiempo para que Zampedri marcara el segundo. Aprovechando el caos defensivo del rojinegro, el ex Atlético Tucumán tomó la pelota por derecha y metió un remate cruzado imposible para Alan Aguerre.

Entonces los De Felippe se dedicaron a pegar y los de Bauza a dejar correr el tiempo. Teodoro Paredes y Hernán Bernardello vieron la roja por un bando, Federico Carrizo del otro.

Para colmo de males para la Lepra, Joaquín Torres apenas ingresó se lesionó y debió jugar todo el encuentro desgarrado. Así y todo, el pibe se las arregló para marcar el descuento. Pero no quedó tiempo para más, el clásico fue de Central que pasó a semis de Copa Argentina.

La previa

El traslado del clásico rosarino al Gran Buenos Aires motivó que muchas empresas y comercios decidieran licenciar a sus empleados entre las 15 y las 18, en tanto las autoridades encargadas de la seguridad planificaron operativos policiales en el Monumento a la Bandera y en los estadios de ambos clubes para evitar enfrentamientos.

Algunos hinchas canallas colgaron banderas de apoyo al plantel en el tejido de la cancha principal del Country de Arroyo Seco, algunas de las cuales rezaban “Pongan huevo y corazón”, “Nosotros alentamos, pongan huevo que ganamos“, “Defiendan la historia”, “Ganen con la camiseta” y “11 + la ciudad”.

Por su parte, la filial de Newell’s en Buenos Aires organizó un banderazo en el Obelisco, desde donde los hinchas rojinegros se trasladaron hasta el hotel en el que se concentró el plantel para alentarlo.









Comentarios