Los casos se repiten. El bebé debió ser internado en el Vilela con heridas en la cara y las manos.


Luego que el fin de semana tomara estado público el ataque de un perro pitbull a un niño de 9 años, se conoció otro hecho similar ocurrido el domingo. Esta vez, la víctima fue un bebé de un año y medio que se acercó a un can que mordía un hueso.

Le mordió la cara donde tuvieron que hacerle ocho puntos, además le lesionó las manos y le rasguñó la panza”, indició Mara, la madre dle pequeña, en declaraciones a Canal 3.

Al parecer el marido de la mujer fue el que intercedió ahorcando el pitbull para que soltara al niño. Minutos después el menor fue trasladado al Hospital de NIños Víctor J. Vilela.

“Tenemos miedo y queremos sacar el perro de casa. No se que hubiera pasado si no estaba mi marido“, mencionó la joven, en un pedido desesperado al Instituto Municipal de Sanidad Animal (Imusa) para que se lleve el perro.

El animal ya habría atacado a un caniche provocándole la muerte y quiso morder a una niña, en un caso que por fortuna no pasó a mayores.

Durante 2017 en el Hospital Vilela atendieron unos 187 casos de niños mordidos por perros, de los cuales 20 requirieron internación prolongada.






Comentarios