Si bien la principal preocupación de Central es deportiva tras la caída por goleada ante Colón y el inminente arranque de la Copa Liga Profesional de Fútbol, por otra parte aún debe cerrar dos temas pendientes: las situaciones de Emanuel Brítez y Damián Martínez.

El lateral izquierdo que pasó por Independiente puede irse de Arroyito pero hasta ahora sólo ha existido un contacto formal con Lanús. La negociación está lejos de un acuerdo definitivo debido a las exigencias de la Academia. Los canallas priorizan una venta del 50 por ciento del pase y el Granate no piensa más allá de pagar un préstamo medianamente importante.

Para agregar condimento a la situación, la semana anterior el técnico Luis Zubeldía reconoció el interés por el defensor debido a que le ofrece la chance de ocupar varios lugares en la última línea. Mientras esta novela sigue con final abierto, el jugador sigue entrenando apartado del grupo luego de las charlas que mantuvo con dirigentes e integrantes del cuerpo técnico.

Brítez ya dejó en claro el malestar por el manejo de uno de los colaboradores del entrenador Cristian "Kily" González y expuso la intención de buscar nuevo rumbo.

Atado a esta situación está la del "Chino" Martínez, otro ex Unión, quien tiene una cláusula de compromiso de compra del 50 por ciento restante de su pase si juega dos partidos oficiales mas. La idea de los directivos de Central es que ese convenio se considere inválido debido a la suspensión de la actividad profesional por la pandemia de coronavirus. Como muestra de buena voluntad ante sus pares de tatengues, el club se comprometió a saldar la deuda, o gran parte de ella, con la hipotética venta de Brítez.

Fuente: Noticias Liga Profesional de Fútbol.