Los aspirantes a sacar por primera vez el registro de conducir en Rosario deberán hacer un curso obligatorio en perspectiva de género, el cual ya existe para choferes de servicios públicos. Así lo indica la iniciativa aprobada este jueves por el Concejo Municipal.

El proyecto, presentado por Norma López, considera "indispensable incorporar la perspectiva de género, ya que la violencia de género en todas sus formas permanece en nuestro acontecer cotidiano, a veces naturalizada en comportamientos y actitudes recurrentes".

El objetivo es que esta capacitación sirva para para brindar información profesional y adecuada sobre la problemática, con el fin de sumar una herramienta preventiva más. "Su implementación nos permitirá realizar un primer abordaje de la temática y llegar a ciudadanos que quizá nunca se cuestionaron sus privilegios, como así también a ciudadanas que aún no han podido reconocerse como víctimas de violencia", señala el texto.

"Además contribuirá a disminuir la violencia de género, no solo en el ámbito de la circulación en la vía pública sino que quizá sea la única oportunidad para hacer reflexionar a quienes asistan, respectos a las responsabilidades y consecuencias que la naturalización de la violencia doméstica y familiar acarrea", asevera.

Cabe destacar que esta capacitación es obligatoria desde 2013 a choferes de colectivos, taxis y remises.