Los choferes decidieron reunirse frente a la sede de la UTA a pesar de la cuarentena por la pandemia.


Sin solución a la vista después de más dos semanas de paro, los colectiveros rosarinos salieron a protestar en cuarentena por la demora en el pago de haberes. El encuentro se llevó a cabo a media mañana frente a la sede de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y no descartaban iniciar una marcha hacia el centro de la ciudad.

La presencia de los choferes se incrementó a partir de las 10 hasta convertirse en la manifestación local más importante desde que rige el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus. Casi todos los participantes llegaron con barbijos puestos y cortaron 27 de Febrero para empezar a cantar con bombos y redoblantes.

Con UTA no se jode“, repitieron a los gritos los choferes mientras el secretario adjunto Sergio Copello se asomaba desde la planta alta del edificio del sindicato para hablarle a sus afiliados. Al margen del conflicto actual por el que agradeció el apoyo, reivindicó de inmediato la figura de Manuel Cornejo, el histórico líder de la organización que falleció a principios de mes.

Con las negociaciones en punto puerto, el actual titular del gremio se mostró decidido a sostener la medida de fuerza que lanzaron el 11 de mayo. Al respecto, advirtió que continuarán “18 días más si es necesario” hasta que puedan cobrar en tiempo y forma.



Comentarios