Este desfasaje derivó en la imposibilidad de abonar la totalidad del salario a choferes. Con Nación haciendo oídos sordos al reclamo, el paro se extendió hasta el viernes.


Otra vez no hubo acuerdo entre los choferes nucleados en la Unión Tranviaria Automotor (UTA) y las empresas de transporte público del interior del país, y por eso el paro se extenderá al menos hasta el próximo viernes 29, cuando las partes volverán a reunirse de manera virtual. Entre Rosario y Santa Fe ya se perdieron $800 millones de pesos por ingresos tarifarios desde el inicio de la cuarentena.

La próxima reunión se celebrará el viernes 29 de mayo a las 13, día en el que tanto Santa Fe como otras provincias argentinas cumplirán 19 días sin transporte público de pasajeros, tanto urbano como interurbano.

Hasta el momento, todas las partes se tiran la pelota unas con otras: las empresas dicen no poder poner más dinero, lo mismo que los municipios y la Provincia, quienes piden más subsidios a Nación, que como el conflicto no involucra a provincia ni a ciudad de Buenos Aires, se desentiende por completo del tema. Cabe recordar que a los choferes les adeudan el 35% del salario de abril.

En ese marco, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, mantuvo un encuentro virtual con sus pares de Santa Fe, Emilio Jatón, así como con el de Córdoba, Paraná y San Carlos de Bariloche para profundizar gestiones comunes ante la crítica situación. Al cabo de la reunión se consensuó un pedido conjunto a los legisladores nacionales de las respectivas jurisdicciones a fin de que impulsen “la extensión y refuerzo de las compensaciones nacionales” que permitan el sostenimiento de las empresas prestatarias del interior del país, fuertemente afectadas por la inequidad distributiva vigente en favor de Buenos Aires y su área metropolitana (Amba).

Reunión entre Javkin, Jatón y otros intendentes por el paro de colectivos (Municipalidad de Rosario)

En la carta destinada a los legisladores nacionales (que Javkin remitió a senadores y diputados por Santa Fe de todos los partidos) se alerta sobre “la delicada situación económica y financiera del servicio público de transporte automotor” en las ciudades del interior, “fuertemente afectadas por las históricas asimetrías de distribución de compensaciones nacionales”.

“Con las últimas modificaciones en la estructura de subsidios nacionales -recuerdan Javkin y sus pares-, las empresas del interior accedían a cuotas fijas y mensuales del Fondo Compensador del Interior, el cual venció el 30 de abril. En tanto, las empresas que prestan servicios en jurisdicciones nacionales mantienen y acceden a subsidios que compensan las diferencias monetarias entre las tarifas técnicas y las tarifas vigentes”, señala el escrito.

Y se ejemplifica que, en el caso de Rosario, “las pérdidas por ingresos tarifarios superaron los 10 millones de pesos diarios, estimándose una baja en la recaudación de 680 millones de pesos en los primeros 65 días del aislamiento. En la ciudad de Santa Fe, las pérdidas ascienden a un promedio de $2.200.000 diarios, registrando desde el estado de aislamiento un déficit superior a los 120 millones de pesos. Y en Bariloche las pérdidas ascienden a $1.500.000 diarios, incluyendo la disminución del servicio en un 70%, no pudiendo afrontar los gastos administrativos”.




Comentarios