Del grupo de empresas involucradas en la compra de alimentos que gestionó el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, muy por encima de la los precios que se encuentran en el mercado minorista, y que derivó en polémica en medio de la crisis derivada del coronavirus, hay una firma que es de capitales santafesinos y en rigor de verdad es la única que no es una intermediaria, ya que se encarga directamente de la producción de legumbres.

Se trata de la SRL "MH Accurso" que le ofertó a la cartera que comanda el ministro Daniel Arroyo 340 toneladas de lentejas secas a 170 pesos el kilo, un 70 por ciento más de lo que se paga por esa mercadería en la góndola de un supermercado.

El titular de la empresa que tiene base en la localidad de Coronel Bogado intentó justificar en las últimas horas el por qué de la decisión de remarcar los valores que le presupuestó a Nación.

"La última entrega que hicimos, que fue en abril del año pasado, recién la terminamos de cobrar en febrero de 2020. Teníamos deudas en dólares y cuando cobramos, fue imposible reponer la mercadería", explicó Anibal Accurso, el titular de la firma que lleva su apellido, en declaraciones que realizó al portal de economía y negocios Punto Biz.

El empresario alimenticio comanda una compañía que dista de las gigantes del rubro y al parecer se interesa de las licitaciones del estado nacional desde hace más de cuatro como estrategia de posicionamiento de marca por la dificultad para ubicar sus productos en la rama supermercadista donde debe competir con las etiquetas más tradicionales.

Sobre los precios elevados que le pasó a la administración de Alberto Fernández, Accurso insistió que "tiene que haber diferencias, porque vas a cobrar de acá a un año si tenés suerte. Siempre pasa algo en el gobierno y las cosas se van trabando".

En medio de un proceso de compra que quedó paralizado mientras se investigan los sobreprecios, el hombre de Coronel Bogado planteó que "nos acataremos a lo que decidan las autoridades".