La policía comenzó a investigar el caso cuando la mamá de uno de los acusados llevó al niño a la comisaría.


Un bebé de 5 meses fue internada tras un operativo policial inusual en el barrio Nuevo Alberdi, donde los vecinos habían salido a la calle ante la sospecha de que había sido separado de su madre. La joven se reencontró con su hijito sano y salvo, pero ratificó que unos amigos se la habían llevado de su casa.

Mientras terminaban los trámites para darle el alta, las autoridades del Hospital de Niños Zona Norte informaron este lunes que el pequeño había quedado bajo custodia del personal de la Subcomisaría 2° el fin de semana y luego fue derivado. Quien lo llevó a la seccional fue la mamá de la joven que integra la pareja acusada. “Esta mujer sabía que estaban buscando el bebé y lo acerca por temor“, explicó Eduardo Casim, director del centro de salud.

Según el titular del efector, Fiscalía determinó que la madre del chiquito “no participó en ningún ilícito“, pero las otras tres personas involucradas permanecen bajo la mira de las autoridades. De esta manera confirmó que se había descartado rápidamente la hipótesis de un caso de trata de personas.

En un reportaje con Radio 2, Casim detalló que la joven denunciante mantenía una relación de amistad con los supuestos apropiadores y sospecha que al niño lo arrebataron “en un descuido” durante una de las visitas frecuentes que realizaban.

Desde que el nene quedó en manos de las mujeres policías que lo recibieron en la zona noroeste la madrugada del domingo, el caso cuenta con la intervención de la Dirección Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia de Santa Fe en paralelo con las medidas que tomó la unidad de Flagrancia del Ministerio Público de la Acusación (MPA).




Comentarios