Los dijes y accesorios fueron secuestrados en la investigación sobre la muerte de Miguel Ángel Gómez.


El Gobierno de Santa Fe cerrará este viernes la inscripción para una subasta millonaria de bienes decomisados en causas penales. Entre los bienes a rematar se incluyeron alhajas secuestradas tras el asesinato de un joyero rosarino.

Las autoridades fijaron un precio base de 450 mil pesos para el acto que se llevará a cabo el jueves 4 de octubre. El monto se reparte en tres lotes con diferentes piezas halladas durante la investigación del homicidio de Miguel Ángel Gómez, apuñalado en abril en su local de Mendoza al 900.

Más de una veintena de autos y tres lanchas también serán vendidos mediante el mismo sistema en el Salón Metropolitano. En el caso del botín incautado durante la pesquisa sobre el crimen en el local de la joyería Nefertiti se ofrecen cadenas de oro de 18 kilates, pulseras, anillos y dijes de oro blanco.

Las personas interesadas deben anotarse online a través de la página oficial que habilitó la Agencia Provincial de Registro, Administración y Destino de bienes y derechos patrimoniales (Aprad). De acuerdo a la sumatoria de los montos iniciales para la subasta, el Ejecutivo podría recaudar al menos 5 millones de pesos.

Aunque las joyas figuran disponibles en el sitio web con su descripción correspondiente, un heredero de Gómez recurrió a la Justicia para reclamar el botín y el planteo está pendiente de resolución según fuentes consultadas por La Capital. El conflicto ya registra antecedentes, dado que este año se dictó un fallo para frenar el remate de cuatro autos de alta gama que pertenecían a personas sin condena firme.




Comentarios