Agrupaciones opositores acusan a Cristian D'Amico de haber sancionado al socio de forma ilegal y sin darle derecho a defensa.


Un inusitado conflicto desató la dirigencia de Newell’s al suspender de forma unilateral y sin derecho a defensa a un socio que criticó al vicepresidente leproso, Cristian D’Amico, por redes sociales. Agrupaciones opositoras repudiaron la decisión.

Desde hace tiempo D’Amico asumió desde su cargo el manejo efectivo del club, tras la virtual retirada del Eduardo Bermúdez. Y por eso hacia él se dirigen los pedidos y críticas de socios e hinchas, en muchas ocasiones, muy subidas de tono.

Fue en este contexto que un joven de 23 años, socio activo del club, calificó al dirigente como “drogadicto”, lo que motivó una durísima respuesta de D’Amico, que le envió una carta documento y lo suspendió por tres meses, según publicó Rosario 12.

El argumento fue que el muchacho “transgredió el estatuto”, aunque no se aclara específicamente cuál fue la falta cometida, ni tampoco se pudo comprobar fehacientemente que haya sido él quien lo insultó. Incluso la notificación no fue firmada por el propio vice, sino por el prosecretario Carlos Tedeschi.

Agrupaciones opositoras salieron a cuestionar esta metodología utilizada por D’Amico, ya que en ningún momento se le dio la posibilidad de defensa al socio, ni tampoco se resolvió en asamblea su sanción, que fue inconsulta y unilateral.

No es la primera vez que el vice leproso tiene problemas con jóvenes. En abril pasado había protagonizado un altercado en el barrio cerrado Kentucky donde reside. Un menor de 15 años le hizo una chicana y dijo que D’Amico respondió con una amenaza de muerte, aunque el dirigente lo negó.




Comentarios