Fue detectado por una pesquisa en el micro en el que viajaba. Es el primer caso registrado en el Gran Rosario.


El trabajo de perros rastreadores permitieron dar con un hombre de 32 años, de origen boliviano, que ingirió más de 80 cápsulas de cocaína y pretendía llegar a Capital Federal, en un micro desde Salta que fue interceptado en el kilómetro cero de la autopsita Rosario-Santa Fe.

La detención y  traslado del hombre al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria se concretó después de un control de rutina de Gendarmería sobre el transporte que tenía como destilo final la terminal de Retiro.

“El hombre ya había depuesto 18 capsulas en el baño del colectivo y las tenía guardadas en una mochila. Fue por ello que el perro permitió hallarlas. Ante la hipótesis de que estábamos ante una mula, que pudiera haber ingerido más comprimidos dimos aviso a la justicia federal”, explicó Claudio Brilloni, coordinador del despligue de las fuerzas federales en Santa Fe, en contacto con Vía Rosario.

La fiscal federal Azucena Gambarte ordenó el traslado del sospechoso al Hospital Eva Perón donde tras una radiografía detectaron los capsulas en el estómago. “En el nosocomio depuso otros 7 comprimidos. Allí quedó alojado con custodia de Gendarmería”, añadió Brilloni, que manifestó que el hallazgo fue el primero bajo esta modalidad en territorio santafesino.

“El resultado del operativo demuestra la experiencia de mucho de los efectivos que han trabajado en el norte argentino detectando casos similares al que ocurrió este lunes en Rosario”, dijo. Calculaban que el hombre detenido podía tener hasta 82 capsulas en total.






Comentarios