Juan Cruz Vitali tenía 23 años y fue herido en el marco de un operativo no informado por las fuerzas provinciales.


En el cierre de una jornada que conmocionó a Capitán Bermúdez con la noticia del joven muerto de un balazo tras eludir un control policial, la Justicia provincial confirmó este domingo que imputarán al uniformado acusado de disparar como parte del operativo posterior.

En medio del hermetismo y la falta de respuesta de parte del Ministerio de Segurida de Santa Fe, la Fiscalía de San Lorenzo confirmó que Sergio D. F. permanecerá tras las rejas luego de ser demorado. Fuentes oficiales informaron que Juan Cruz Vitali murió debido a que un proyectil le perforó la cabeza frente a la vivienda de un familiar ubicada en Montevideo al 400, donde presumen que buscó refugio después de huir por Avenida San Lorenzo hacia el sur.

El dramático y oscuro episodio cobró relevancia con el correr de las horas desde que el muchacho de 23 años fue trasladado en estado grave al Hospital Eva Perón. En la casa en donde lo hirieron encontraron huellas de dos balazos: una quedó incrustada en una heladera y la otra en el techo de la entrada.

El Ford Focus recibió dos disparos en medio de la huida. (@templario15)

Voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) agregaron que también había rastros de múltiples disparos en la parte trasera del vehículo al que trataron de frenar a la altura de Chacabuco. El Ford Focus presentaba además daños en la trompa y fue secuestrado por orden judicial junto con cuatro vainas recolectadas en el trayecto de la persecución.

El cuerpo de Vitali, padre de dos niñas, fue trasladado al Instituto Médico Legal (IML). Los profesionales a cargo realizarán la autopsia de acuerdo al protocolo de Minnesota, el cual se aplica en presuntos casos gatillo fácil y crímenes que involucran a miembros de las fuerzas de seguridad.






Comentarios