El jueves por la mañana se realizó una nueva sesión ordinaria “virtual” de la Legislatura de Santa Cruz. Al momento de presentar los proyectos para que ingresen a su tratamiento sobre tablas, el diputado Gabriel Oliva pidió por el proyecto que tiene que ver con un pedido de informe al Ministro de Seguridad de la provincia, Lisandro De la Torre, sobre la golpiza que recibiera un enfermero en la madrugada del 20 de junio.

El Frente de Todos se negó a tratar el pedido de informe al Ministro de Seguridad por la golpiza al enfermero”, expresó Oliva.

“Una vez más, lo urgente para los diputados oficialistas debe ser tratado en comisiones”, declaró.

El proyecto fue presentado por el diputado Daniel Roquel.Legislatura de Santa Cruz

En la sesión de hoy acompañó el proyecto que presentó el diputado Daniel Roquel sobre el pedido de informe al Ministerio de Seguridad de la provincia, para que brinde detalles sobre la detención y golpiza que sufrió el enfermero Sebastián Barrientos cuando en la madrugada del 20 de junio salía de trabajar de la Unidad Terapia Intensiva del hospital y se dirigía a su domicilio.

Dicho proyecto no fue votado por los diputados oficialistas para que se trate en la agenda del día a excepción del diputado de Puerto Deseado, Carlos Santi, quien apoyó el pedido.

En este sentido, Oliva pidió la reconsideración de votar para tratarlo en la sesión, ante la gravedad del tema, y expuso: “Necesitamos que tengamos un pronto despacho; de lo contrario se eternizará en el tiempo. Tenemos que presionar a las autoridades para que den una explicación, en tanto que el enfermero aún no ha recuperado su vehículo ni su celular. Se está pidiendo un informe sobre un hecho que ya es repetido y es muy grave, que además tiene ribetes de discriminación”.

Ante su alocución, el diputado Matías Mazú, jefe del bloque oficialista, pidió la palabra y dijo que ellos presentaron un proyecto en el mismo sentido y que realmente los preocupa.

Mazú dijo: “Así como le preocupa a la sociedad nos preocupa a nosotros el determinado accionar de las Fuerzas, así que por eso acepté que pasara mi proyecto a comisiones. Le pido al diputado Oliva que lo tratemos con la seriedad que el tema merece”.

“Evidentemente, para el jefe de la bancada del Frente de Todos lo urgente y preocupante sólo debe ser tratado en Comisiones, como si el tratamiento en carácter de urgente en el orden del día no pudiese ser analizado con la seriedad y el respeto que la causa merece”, indicó el diputado Oliva.

Más adelante, manifestó que “seguiremos exigiendo explicaciones para que este hecho aberrante que responde a las épocas oscuras de nuestra historia no se vuelva a repetir”.

Enfermero

El enfermero Sebastián Barrientos, había sido golpeado por la policía durante un operativo de tránsito.

Ocurrió el domingo, cuando salía de cumplir su guardia nocturna; dijo que no le reconocieron su credencial de trabajador de la salud y le secuestraron el auto; afirmó que le pegaron patadas y trompadas, por las cuales recibió lesiones en el rostro y la fractura de una vértebra lumbar.

Durante la tarde del miércoles, una caravana de compañeros de trabajo respaldó al enfermero, repudió a la policía y exigió justicia.Legislatura de Santa Cruz

Durante la tarde del miércoles, una caravana de compañeros de trabajo respaldó al enfermero, repudió a la policía y exigió justicia.

Barrientos denunció que fue golpeado por la policía durante un procedimiento de tránsito que tuvo lugar el domingo a la mañana, cuando se dirigía de regreso a su casa y quedó detenido en un control de tránsito municipal cerca de la autovía de la ciudad. Inspectores de tránsito le reclamaron un permiso de circulación, pero el enfermero explicó que solo contaba con su carnet hospitalario y no con un permiso especial para circular; no le reconocieron la constancia digital del seguro y le pedían el comprobante del pago de patentes de su auto, modelo 1995.

Los agentes de tránsito decidieron el secuestro del vehículo, lo que generó la reacción del enfermero, la llegada de policías al operativo y la posterior demora y traslado a la Comisaría 6a. de la ciudad, donde, según denuncia Barrientos, le propinaron golpes y maltratos que derivaron en su internación.