Durante el martes, alrededor de diez colectivos se apostaron frente a la Casa de Gobierno en Río Gallegos. Los trabajadores de la UTE Represas Patagonia prestan servicio para el traslado de los operarios a la represa La Barrancosa, y solicitaban ser atendidos por la gobernadora Alicia Kirchner.

Luego de una semana de permanecer con un piquete en los accesos a la represa, donde el reclamo es el pago de salarios que se les adeudan desde hace seis meses, los empleados decidieron llegar a Río Gallegos para ser atendidos por la Gobernadora. Durante la manifestación indicaron que “al no tener ningún tipo de colaboración para destrabar el conflicto por parte de funcionarios ni del Gobierno Provincial ni del Nacional, decidieron trasladarse a la Capital provincial”.

La idea fue mantenerse allí hasta tanto puedan lograr una reunión con la Gobernadora.

Los trabajadores reclamaron durante una semana en el ingreso a La Barrancosa.Via Rio Gallegos

En este sentido, los trabajadores fueron convocados para el miércoles por la tarde por el Ministerio de Producción de la provincia.

“Dicen que tienen las cuentas al rojo y que están intentando pedir un préstamo en algún banco para poder pagarnos una parte de lo que nos deben”, manifestó a Más Prensa, Roberto Bucarey, vocero de los trabajadores que prestan servicio como choferes del traslado del personal de la represa La Barrancosa. Al reclamo que lleva algunos días con bloqueo al camino de ingreso a la represa se unió en las últimas horas el personal bajo convenio de la UOCRA, a quienes también se les adeudan montos en carácter de sueldos, y además no cuentan con insumos para el desarrollo de sus actividades.

El fundamento de la UTE al momento de solicitar tiempo para poder hacer frente al pago, es que la empresa china que tiene a su cargo la mega obra de las represas desde el mes de noviembre del año pasado les adeuda certificaciones.

Los trabajadores reclamaron durante una semana en el ingreso a La Barrancosa.Via Rio Gallegos

Al momento de hacer público el reclamo el vocero de los trabajadores Roberto Bucarey manifestó que más allá que lo han solicitado en reiteradas oportunidades todavía no han tenido una respuesta de intervención por parte del ministro de Trabajo de la Provincia Teodoro Camino; el pedido es para que se dicte la conciliación obligatoria y de esta manera poder sentarse a negociar con los empresarios y lograr que se normalice la situación. “Pero se tiran la bola unos a otros, porque Provincia nos dice que tiene que intervenir Nación y Nación dice que es un conflicto en la Provincia”, señaló Bucarey quien agradeció el acompañamiento que están teniendo por parte de diversas entidades como es el caso de CAPASUR (Cámara Patagónica de Autotransporte Sureña).