Toda persona es donante de órganos salvo que haya expresado lo contrario


Desde el Ministerio de Salud y Ambiente el Dr. Néstor Murray referente de CUCAI Santa Cruz se refirió a la situación provincial en cuanto a la nueva “Ley Justina” la cual dispone que toda persona es donante de órganos salvo que haya expresado lo contrario. En este contexto, Murray definió algunas metas, pasos y desafíos a cumplir en la provincia en cuanto a la implementación de la ley N° 27.447.

La provincia necesita un programa de procuración de Órganos y Tejidos, que modifique sustancialmente nuestra realidad. La inexistencia de procuración de órganos y tejidos para los santacruceños hace que la lista de espera para recibir un trasplante no se modifique. Por lo tanto, este programa debe desarrollarse fundamentalmente hacia el interior de los hospitales de mayor complejidad, quienes a través de las UTI, son los potenciales generadores de donantes.

Objetivo

El objetivo planteado desde el CUCAI Santa Cruz, es generar una procuración de órganos para implantes que supere la incidencia de pacientes ingresados a las listas de espera, para poder así disminuir los tiempos de espera para recibir un trasplante. Esto significa incrementar la obtención de tejidos y órganos para implantar, lo cual permitirá eliminar la espera para el trasplante.

Estas metas se pueden concretar, si se logra detectar el 100% de las muertes encefálicas en las Unidades de Terapias Intensivas de los hospitales de nuestra provincia, lo que permite generar potenciales donantes. Los diagnósticos deben seguir los criterios neurológicos en todos los individuos internados y en los cuales se haya detectado el Síndrome Clínico de Muerte Encefálica.

De esta manera se cumplirá la ley 27.447 (LEY JUSTINA), donde “TODOS somos DONANTES salvo la negativa expresa del paciente en cuestión”. Asimismo entre las metas planteadas se busca lograr que se comunique el 100% de las muertes ocurridas en todos los establecimientos sanitarios de manera de evaluar la viabilidad de los tejidos oculares.

Concientizar

Asimismo, el referente provincial destacó que el primer paso es concientizar a la población a través de distintas formas como charlas, campañas etc. sobre la importancia de la donación.

En cuanto al personal médico cabe mencionar que Santa Cruz cuenta con profesionales capacitados en preservar y procurar tejidos y órganos tanto en el Hospital Regional de Río Gallegos como en el Hospital SAMIC de El Calafate. Con el fin de lograr mejorar la calidad de atención el personal administrativo, psicólogos y personal de enfermería deben recibir la capacitación para conformar el equipo interdisciplinario.

Ley Justina

Por otra parte, Murray manifestó: “Tenemos que tener un sistema público en nuestra provincia que sea capaz de responder a las necesidades de los habitantes, por lo cual es imperioso contar con equipos preparados para realizar trasplantes de córnea y riñón. En córnea solo debemos contar con el instrumental necesario, pues en el ámbito público ya se cuenta con personal capacitado. En el caso de los trasplantes renales, también hay profesionales capaces de desarrollarlos, pero como debe contar el establecimiento con banco de sangre, el centro por excelencia en la provincia es el Hospital Regional de Río Gallegos”.

El desafío para el sistema de salud pública provincial es tener Lista de Espera 0 en primer lugar para córneas y en segundo lugar riñón.

Según los datos proporcionados desde CUCAI Santa Cruz, a la fecha un total de 57 pacientes se encuentran en lista de espera, siendo el trasplante de riñón el más requerido, seguido por córneas, hígado y corazón.

Ley Justina

RECUADRO

Ley La “Ley Justina” ya es toda una realidad. Mediante un decreto presidencial, publicado este lunes en el Boletín Oficial, se reglamentó la Ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células. Fue impulsada por la familia de Justina Lo Cane, una nena de 12 años que murió esperando un corazón. Y busca dar respuesta a los 10.255 argentinos que actualmente están en lista de espera para un trasplante.

La ley N° 27.447 dispone que “toda persona capaz mayor de 18 años” es posible donante de órganos o tejidos, salvo que haya dejado constancia expresa de lo contrario. Entonces, antes de hacer una ablación, los médicos deberán corroborar si el donante, en vida, informó su negativa, algo que se puede hacer a través del INCUCAI, el RENAPER, los Registros Civiles, los Organismos Provinciales de Ablación e Implante, el Correo Oficial, o el perfil digital de Mi Argentina.






Comentarios