En el marco de un proceso de optimización que comenzó cuando la empresa Nueva Santa Cruz se hizo cargo del lugar.

Sobre esto, uno de los socios de Nueva Santa Cruz, Leonardo Artieda, comentó que se está separando vidrio, cartón, papel, tetra pack, aluminio y film, mientras que los residuos orgánicos van a disposición final. Asimismo, el empresario destacó que se pudo poner en marcha la cinta de clasificado, lo cual reduce los tiempos y permite un mayor volumen de residuos procesados.

La planta actualmente trabaja las 24 horas, en tres turnos y empleando mano de obra local. Ayer se comenzó a cargar el segundo camión de cartón que salió hacia Buenos Aires para su comercialización.

Este envío es de 28 mil kilos, y se suma al que se hizo hace dos semanas, de unas 27 toneladas. En ambos se trató únicamente cartón, mientras que el resto de los materiales se están acopiando para futuras cargas.

El Intendente Pablo Grasso, junto a los concejales Julio Arabena y Wilson Flores, se acercó al vaciadero para hacer una recorrida por la planta de reciclaje, allí se interiorizó sobre la metodología de trabajo y fue informado de los volúmenes que se están procesando actualmente y las expectativas a futuro.

Al respecto, Artieda comentó que el jefe comunal “viene seguido con sus colaboradores” y resaltó que “viene sin avisar y siempre nos encuentra trabajando”.

Además, comentó que se instalaron tres contenedores, uno para cartón, otro para latas y otro para botellas, que están a disposición de los vecinos que quieran depositar ahí sus residuos ya separados, destacando al respecto la importancia de hacer una separación domiciliaria, que "sería un gran aporte".

Finalmente, comentó que la empresa está realizando inversiones en materia edilicia, remodelando a nuevos los baños, instalando agua, gas, readecuando oficinas y espacios comunes, todas mejoras que quedarán para la Municipalidad una vez que finalice el contrato de concesión.