Se llama Jesús, pero todos lo conocen como Purpurina, el chico que todos los días hace un reparto de agua a bordo de un carro tirado por un petiso, por calles y caminos de Del Campillo, donde su historia se hizo viral y trascendió las fronteras.

Con su boina de paisano, Purpurina hace un reparto de agua, para ayudar a la economía de la casa, donde vive con su padre que es peón rural y su hermano Mateo, también en el nivel inicial de la educación.

La encargada de publicar su historia y la foto es Noelia López, una cantante que es amiga de la familia y que señala: “Jesús decidió ayudar a su padre, se les ocurrió el reparto de agua para esto se armó un carro con dos ruedas de bicicleta que es tirado por un Petiso con el cual recorre las calles del Pueblo y reparte agua por encargue”, contó a Cabledigital.

Además, la cantante cuenta que un día el chico se ofreció a llevarla en su carro: “me quedo con las cosas simples, con las personas de corazón grande como Purpurina que me llevó en su carrito con el que reparte agua”, sintetizó.