Santiago Pérez Pons, ministro de Planificación, Economía e Infraestructura, detalló el plan económico Chaco Reactiva que tiene como objetivo la recuperación del sistema socioproductivo. Se invertirán $52.000.000.000 para incentivar el consumo, la producción, el empleo y un ambicioso plan de obras públicas y se basa en tres ejes transversales: perspectiva de género, inserción internacional y sostenibilidad ambiental.

Pérez Pons remarcó que “son 52 mil millones de pesos que el Estado va a invertir para mejorar el mercado interno, potenciar nuestra producción y empleo y generar el plan de infraestructura más ambicioso de los últimos años. Necesitamos redoblar los esfuerzos para contener a los más vulnerables, renovando oportunidades para el desarrollo e incluirlos en la economía formal”.

El ministro presentó el modelo económico diseñado por el Gobierno provincial el cual, remarcó, “debe ser construido colectivamente”. “Tenemos que construir un modelo de desarrollo entre todos y todas, para superar falsas dicotomías que no nos permiten avanzar”, expresó. “Venimos de cinco años muy duros para la economía, el aparato productivo y los trabajadores asalariados, pero hoy queremos dar vuelta la página y retomar un camino de crecimiento con inclusión social”, explicó Pérez Pons.

“Falsas dicotomías”

En su presentación, el ministro presentó una serie de “falsas dicotomías” que limitan el crecimiento económico de la provincia: consumo versus inversión, mercado interno versus exportaciones; industria versus campo, estado versus mercado y empleo versus tecnología.

Para superarlas el plan propone una serie de premisas: distribuir para crecer y crecer para distribuir, desarrollo del mercado local con una inserción estratégica a nivel internacional, estructura productiva diversificada con alto valor agregado; sinergias entre el sector público y privado y la inserción al mundo 4.0 y formación de capital humano.

El Plan Chaco Reactiva será implementado a través de medidas para mejorar las condiciones estructurales y permitan un crecimiento sostenido para que las inversiones crezcan a la par del consumo.

Las tres medidas generales a implementarse son:

  • Facilidades para reactivar el consumo con la generación de demanda y desarrollo con inclusión.
  • Fortalecer la producción y el empleo a través de incentivos, la formación de recursos humanos y la generación de puestos de trabajos.
  • Obra pública con visión federal e integral en toda la provincia que generen cambios estructurales mejorando la condición de vida de las y los ciudadanos.

Más de 10.000 créditos para refacciones y más de 300 transferencias para mejoras de organizaciones civiles serán otorgadas. Habrá más de 3.000 subsidios para la compra de computadoras mediante una red de 200 comercios adheridos para beneficiar a más de 30.000 consumidores.

La base de la Renta Mínima Progresiva se ampliará para alcanzar a 30.000 familias, se otorgarán unos 285 créditos no bancarios para la economía social, se beneficiará a más de 30 clubes de barrio y a 200 comedores y merenderos, y se fortalecerá a más de 300 feriantes en 20 municipios.

El consumó se reactivará a través de la generación de demanda, que se logrará con líneas de refacciones de viviendas, descuento para las compras de alimentos y bebidas, apoyo a organizaciones de la sociedad civil, promoción del comercio on line y líneas para la inclusión digital.

Junto a esto, se trabajará en lograr el desarrollo con inclusión a través de la ampliación de la renta mínima progresiva (en montos y en cantidad de beneficiarios), líneas de financiamiento para emprendedores de la economía popular y la posibilidad de créditos no bancarizados que les permita la inclusión financiera; también el fortalecimiento de mercados populares y tarifa deportiva social para la inclusión de niñas y niños en clubes de barrios.

“Chaco tuvo históricamente limitaciones estructurales para generar empleo privado formal y un aparato productivo poco desarrollado”, explicó el ministro. Por ello la segunda medida del plan es potenciar la producción y el empleo, para lo cual se prevé lograr previsibilidad e incentivos para invertir, además de expandir y diversificar la matriz chaqueña.

Las acciones dirigidas a la formación y a la generación de empleo serán llevadas adelante mediante el Programa Joven que incluye becas universitarias, becas en el exterior, pasantías estratégicas e incentivos para el primer empleo. Además de fortalecimiento y reinserción mediante bonificaciones a las contribuciones patronales, régimen de incentivo para el teletrabajo y para la vuelta al trabajo.

Por su parte los incentivos para la producción serán: la adecuación del régimen de promoción industrial, el lanzamiento del régimen de economía del conocimiento y del primer Polo Tecnológico, la ampliación de fondos para la promoción industrial, incentivos para call center; promoción para las TICs, confección y marroquinería y ventanilla única para inversores.

La tercera medida es la de recuperar el rol central de la obra pública en el modelo económico, luego de cuatros años en los que inversión pública estuvo en los valores mínimos históricos.

Se prevé obras en los 69 municipios de la provincia, con 700 millones de inversión promedio por municipio. Será infraestructura que genere cambios estructurales en las comunidades: obras hídricas (inversión de 18 millones), infraestructura escolar (inversión de casi 4 millones) y la construcción de más de 1.900 viviendas. Además, generarán más de 19 mil empleos directos y 3.600 indirectos con inversión mixta (extrajera –más de 9 millones y del gobierno nacional –más de 30 millones de diferentes ministerios).