El presidente de la Unión Industrial del Chaco, Andres Irigoyen destacó los avances logrados en la primera reunión del Consejo Económico y Social del Chaco (CONES) que se realizó ayer en donde se evaluaron políticas de Estado a corto, mediano y largo plazo, como también la integración provincial con el resto del Norte Grande.

Irigoyen, quien además es el secretario general del CONES, afirmó que el objetivo de estas reuniones es mejorar la economía, incentivar microempresas y pymes que apuntan a crecer, y fortalecer al Chaco.

Irigoyen confirmó que se plantearon pedidos de los consejos económicos y sociales de otras provincias y destacó la relevancia del cargo de Capitanich como presidente protempore del bloque de gobernadores del Norte a la hora de intermediar en el recientemente formado Consejo Social y Económico a nivel nacional.

Entre tanto, el secretario general aseguró que, al participar organismos nacionales e internacionales importantes en el Consejo Social y Económico, tales como la ONU, la CEPAL, y el INDEC, esta es una oportunidad para CONES que de otra manera no se daría. Contempló que “nos aportarían información y métodos de trabajo que desde nuestra institución no hemos tenido la posibilidad de aprender”.

Insistió en la prominencia del trabajo realizado por la UTN al integrar la unidad técnica del CONES y coordinar los trabajos realizados. El convenio para la participación de UTN habría sido firmado el año pasado, e incluye otras dos universidades, las cuales rotan periódicamente su papel en la comisión directiva del CONES.

Ponderó a su vez Irigoyen sobre la importancia del pragmatismo en las decisiones del consejo. “Planteamos trabajar en los consensos necesarios para articular políticas de largo plazo, porque desde los sectores privados siempre reclamamos a los gobiernos que se termine este péndulo donde viene uno, hace una cosa, y después viene uno distinto y hace algo distinto solo para diferenciarse del anterior”, dijo.

Sobre reuniones futuras, Andrés aseveró que el próximo encuentro se realizará el 25 de marzo, y que fue acordado que las reuniones periódicas demorarían de 20 a 30 días entre una y otra. Añadió que tienen pensado “analizar grados de avance, la incorporación de nuevos temas, y seguir diagramando este trabajo propuesto por el gobernador”.