En lo que va del año fueron notificados 167 casos, de los cuales 140 fueron descartados, 20 dieron positivo en una primera instancia, y 7 fueron confirmados.


El gobernador Jorge Capitanich, junto a la vicegobernadora Analía Rach Quiroga y la ministra de Salud Paola Benítez, presentó el Plan Operativo de Contingencia del Dengue 2020. “El abordaje del dengue se da en ciclos de 52 semanas, y sabemos que de la semana 12 a la 22 se produce el mayor número de casos. Estamos entrando en la séptima, por lo que vamos a fortalecer y extremar las medidas preventivas que venimos realizando desde el inicio de la gestión, avanzando en el descacharrizado en toda la provincia”, explicó el Gobernador, que informó de siete casos confirmados en Resistencia, Sáenz Peña, Presidencia Roca y Concepción de Bermejo.

Capitanich destacó la necesidad de accionar de forma rápida, coordinada y efectiva ante posibles casos de dengue. “Es imprescindible poner en alerta a todo el sistema. Tenemos un sistema global, protocolos de acción y equipos formados para actuar a tiempo y que la enfermedad no se expanda”.

En la provincia, el año pasado se notificaron 670 casos, pertenecientes al serotipo DEN1. Hasta el momento, en lo que va del 2020 fueron notificados 167 casos, de los cuales 140 fueron descartados, 20 dieron positivo en una primera instancia, y 7 fueron confirmados.

La ministra de Salud Paola Benítez hizo un llamado a la población a tomar medidas para prevenir la transmisión de la enfermedad a más personas. Recordó las medidas individuales que se pueden tomar, como el uso de repelente, ropa clara con mangas largas, mosquiteros, y telas metálicas en puertas y ventanas; y también aquellas acciones colectivas, como la eliminación de recipientes y elementos que podrían ser criadero de mosquitos, y la limpieza de los patios.

La funcionaria confirmó que desde el departamento de Epidemiología se encuentran unificados, activos y funcionando todos los protocolos. “Desde el comienzo de la gestión estamos realizando un seguimiento del dengue a nivel regional y poniendo en marcha todos los mecanismos para que se difunda y se prevenga, y en el caso de que se transmita, que los centros de salud estén preparados para intervenir”, remarcó la titular de la cartera.

Capitanich aseguró que “estamos entrando en la etapa más crítica de transmisión”. Por ello pidió estar alertas ante los casos febriles que se presenten y profundizar los operativos de control de vectores. El primer mandatario solicitó el máximo compromiso posible a las y los trabajadores: “sabemos que estamos en una emergencia sanitaria, pero el trabajo humano es lo que marca la diferencia en estos casos”.

Durante el encuentro, los representantes de los centros de salud de toda la provincia coordinaron modalidades de trabajo en cuanto a detección, informe de casos, y modo de funcionamiento del sistema de alerta. Además, brindaron detalles sobre los protocolos de actuación planificados para la prevención y la contención de la enfermedad.

El Ministerio de Salud Pública informó que se refuerza la prevención secundaria, garantizando el reconocimiento temprano de la situación y el tratamiento apropiado de los enfermos, con el objetivo de recabar datos fiables para tomar medidas que eviten la expansión de la enfermedad.

Al notificar un caso, se generan alertas dirigidas a la Dirección de Epidemiología de la provincia, referentes provinciales y nacionales, a la Dirección de Epidemiología de la Nación, a los referentes de control de Vectores y a las bases nacionales de Vectores. La información llega incluso a la Organización Mundial de la Salud, a través de informes nacionales.




Comentarios