Roberto Sosa y su hijo abusaron de la hija de su inquilina durante dos años.


Padre e hijo fueron juzgados por abuso sexual a una nena de 3 años, que fue sometida sexualmente por  quien en su momento fuera el dueño de una casa que la mamá alquilaba. Al hijo del sujeto que al momento de los hechos iniciados en 2006 tenía 17 años, se lo halló penalmente responsable, y será la justicia de ese fuero la que deberá resolver la pena.

Roberto Sosa y su hijo Matías debieron responder por los abusos sexuales a una niña entre los 3 y 5 años, que comenzaron en el 2006, en una vivienda que los Sosa alquilaban a la madre de la víctima en la localidad chaqueña de Fontana.

La jueza Glenda Vidarte, de la Sala Unipersonal de la Cámara Primera en lo Criminal de Resistencia, condenó a 13 años de prisión a Sosa, mientras que determinó que Matías, al momento del caso, era menor (17 años), es penalmente responsable y deberá girarse las actuaciones al Juzgado del Menor en turno, para los fines estime corresponder.

La investigación fue realizada por el fiscal de investigaciones Juan Martín Bogado (actual fiscal de la Cámara Segunda), tras la denuncia radicada por la tía de la víctima, de la que se preserva la identidad para proteger a la niña

Roberto Sosa fue juzgado por “abuso sexual con acceso carnal en calidad autor”. Por su lado, el hijo del dueño del inmueble en calle 34 y Mendoza, en Fontana, donde se produjeron los abusos, aprovechaba cuando la mamá de la pequeña dejaba el domicilio, para trasladar a la víctima a un corral de cerdos ubicado en el mismo terreno y abusarla.

También el fiscal Bogado dio por acreditado que la niña fue abusada en la habitación y que los casos comenzaron cuando la víctima tenía 3 años y hasta los 5, por lo que todo comenzó en enero de 2006 y se extendieron hasta mayo de 2008.




Comentarios