Así lo advirtió el presidente de la Unión Industrial del Chaco. Explicó que algunas medidas del gobierno buscan "apagar un incendio con un vaso de agua".


El presidente de la Unión Industrial del Chaco, Andrés Irigoyen aseguró hoy que la actividad presenta índices inferiores a los del 2002 y citó como ejemplo lo que refiere a la capacidad instalada en la industria automotríz donde se registra una subocupación del 65%, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec).

De cada 10 líneas de producción, prácticamente siete están paradas con lo que esto significa para la industria anexa como la metalmecánica, el caucho, la autopartistas y electromecánica, entre otras”, dijo. Aseguro que la industria vive un contexto muy adverso donde no hay financiamiento.

Explicó que según relevamientos conocidos recientemente el empleo industrial sufrió en enero una nueva baja de casi tres mil puestos de trabajo; y en términos interanuales de más 140 mil, de los cuales más de 62 mil son provenientes de la industria.

Recordó que desde la Unión Industrial Argentina se presentaron distintas alternativas y análisis confeccionados por los equipos técnicos de la institución con planteos donde se expone la situación por la cual atraviesa el sector y distintas soluciones.

El titular de la UICH criticó las políticas del gobierno nacional (Twitter @aeirigoyen)

Más allá de esto consideró que “no creo que tengan mucho eco“, y mencionó que en particular con las autoridades de la Administración Federal de Ingresos Públicos se reunieron pero que, “a pesar de que nos escuchan, las medidas no salen”.

Sobre esto dijo que el plan de pago que entró en vigencia ayer “si bien ayuda, no deja de ser insuficiente ya que lo que se necesita realmente es una moratoria y condonar los intereses”. “Esto es como querer apagar un incendio con un vaso de agua“, aseguró el dirigente industrial.






Comentarios