El ejecutivo se refirió a las medidas anunciadas por el presidente norteamericano, Donald Trump, de imponer aranceles contra el aluminio proveniente de la Argentina, argumentando una "masiva devaluación".


El presidente de Aluar, Javier Madanes Quintanilla, reconoció que “no me sorprendieron las medidas que tomó el gobierno americano pero si debo admitir que estoy molesto porque esto era absolutamente previsible y lo que es previsible no sorprende”, en declaraciones a Radio Chubut.

Quintanilla aprovechó para llevar tranquilidad a los “más de 3.000 trabajadores” que dependen directa o indirectamente de las dos plantas (una de aluminio primario y otra de semi elaborado).

El empresario indicó que “el 80% de los costos están ajustados al tipo de cambio así que cuando hay devaluación pasa a costos y ni hablar del costo financiero que se elevó a tasas altísimas, de manera que eso no es cierto”.

ALUAR es única empresa de aluminio del país y la más importante productora de américa latina.

Para Madanes Quintanilla “la razón por la cual Trump aplicó esta medida es geopolítica, además él está en campaña y este tipo de mensaje vende pero esto no es nuevo, no sorprende y además aprovecha para fijar reglas de juego con el resto del mundo, particularmente en su concepto de guerra comercial con China”.

El efecto de las medidas arancelarias del gobierno norteamericano impactan de lleno en la economía de Aluar porque la empresa exporta a ese país el 55% de lo que produce.

El empresario no ocultó sus críticas a la política nacional en materia de comercio exterior al indicar que “se hizo poco para prever un conflicto que hoy ya se conoce pero viene desde hace tiempo y frente a ello el país estuvo muy pasivo, no pusimos el despertador, nos quedamos dormidos”.




Comentarios