Detuvieron en Sunchales a un peligroso delincuente de Rafaela

A “Tomajugo” lo buscaban por una balacera en el barrio Zazpe, que terminó con una mujer herida. Estaba prófugo por una causa por homicidio. Está acusado de ser uno de los sicarios de “Yiyo” Ramallo.

La Policía de Investigaciones dependiente del Misterio de Justicia y Seguridad de la provincia de Santa Fe, detuvo a otros de los implicados de un delito de Homicidio Agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, ocurrido en Rafaela.

El hecho ocurrió en barrio Monseñor Zazpe, el pasado lunes, en una vivienda de Francia al 2.500, donde resultó víctima una joven que recibió dos disparos de personas que se movilizaban en una moto.

Luego de una serie de investigaciones, el Grupo de Operaciones Tácticas de U. V. de Sunchales detuvo este miércoles, en la vía pública, a un joven oriundo de Rafaela con varios antecedentes de hechos violentos, sindicado además como uno de los autores del delito mencionado.

Tras unos procedimientos se insertó el pedido de captura de otro de los involucrados que se encontraba prófugo. Ayer, el Jefe de Región 5 de PDI y personal a cargo realizaban saturación en Barrio 9 de Julio de Sunchales y, en calle Chacabuco al 800, divisaron al requerido que intentó darse a la fuga. Con colaboración de GOT y Comando Radioeléctrico de Sunchales se cercó la zona y se logró la detención del prófugo, siendo trasladado a la base de PDI Distrito Súnchales y luego alojado en la Comisaría Seccional 13 de Rafaela de la UR V.

El joven en cuestión se trata de Tomas Lazcano, alias “Tomajugo”, quien está acusado de ser el responsable de un intento de asesinato en Bella Italia, por orden de Evelio “Yiyo” Ramallo y de herir gravemente a Luciano V, en Carlos Gardel al 500, en el barrio Barranquitas. Ambos hechos ocurrieron con días de diferencia, en febrero de 2022. Además, la Justicia cordobesa determinó que fue el autor del asesinato de José Luis Cáceres, en Morteros.

Pese a su frondoso prontuario, estaba libre porque tenía 17 años al momento de los hechos y la condena debía dictarla el Juzgado de Niñez, Juventud y Violencia Familiar y al Penal Juvenil de la ciudad de Morteros.