Los complejos turísticos, clubes deportivos y camping que cuenten con su “plan de contingencias” para el covid-19 y haya sido aprobado previamente por su respectivo municipio pueden comenzar a recibir sus primeros bañistas.

A los fines de llevar adelante el cumplimiento del protocolo y las nuevas normas de convivencia en las piletas recreativas, resulta fundamental comunicar a los visitantes las condiciones bajo las cuales pueden ingresar a las piletas. Para ello, se deberá colocar cartelería con toda la información pertinente en la zona de piletas. Como así también se deberá disponer de personal que supervise el cumplimiento del presente protocolo.

“Una vez que nosotros presentamos el protocolo en Salud Pública y que fue aprobado directamente mandamos a los clubes, piletas y municipios para que ellos realicen su protocolo de contingencia”, señaló Franco Bacigalupi en diálogo con Misiones Online.

Los clubes, entidades y complejos deberán cercar o vallar sus piletas, con el objetivo de que cada sector se encuentre perfectamente delimitado. Es decir, debe haber un lugar para el ingreso y otro para la salida. Además, dentro del natatorio se deberá mantener el distanciamiento social de dos metros entre personas.

Dentro del sector de pileta -dentro de piscina y lugar de reposeras-  se podrá permanecer sin barbijos, pero es obligatorio mantener el distanciamiento social anunciado. Sin embargo, en los lugares comunes será totalmente obligatorio el uso de tapabocas o barbijos.