De cara al inicio de los feriados por Semana Santa que este año será del 28 de marzo al 3 de abril, la provincia de Misiones reforzará las medidas de bioseguridad en toda la provincia, y en especial en los controles de ingreso en la frontera con Corrientes.

El objetivo es evitar incrementos de contagios de Coronavirus, que podría desatarse por el aumento de circulación de turistas. Además, también tratarán de dilatar lo máximo posible el ingreso de la variante “Río de Janeiro” del SARS COV-2 que ya se registró en Ituzaingó.

“Estamos ocupados en ver la manera de retrasar lo más posible el ingreso de esta nueva cepa brasilera, que ya está en Corrientes, a nuestra provincia. Es imposible evitar que la nueva cepa entre a Misiones, pero estamos intentando que sea lo más tarde posible”, indicó Carlos Báez, subsecretario de Apoyo y Logística del Ministerio de Salud Pública de la provincia de Misiones a Radio República

Uno de los requisitos para ingresar a la provincia es la presentación del certificado negativo de Covid-19, que son solicitados tanto en el puesto Centinela para quienes pretenden ingresar por la Ruta Nacional 14, como en El Arco en la Ruta Nacional 12, así como también en los aeropuertos de Posadas y Puerto Iguazú. El hisopado negativo deberá ser de 48 horas antes del ingreso.

Además, vale recordar que los testeos para los turistas son gratuitos, y para ello deberán presentar alguna reserva o ticket de visita a algún atractivo que dé cuenta que harán turismo en esos días. Para quienes no tengan ninguno de estos comprobantes, deberán costearse el test rápido que ronda los 2 mil pesos.

“Sabemos que habrá un aumento importante de gente por la cantidad de reservas, estamos duplicando el personal para producir la menor demora posible a los turistas y vamos a ser estrictos con los extranjeros para que se cumplan con las normas principalmente en los ingresos a la provincia. Actualmente hay diez personas en Centinela que se duplicará y en el Arco lo mismo”, indicó en diálogo con El Territorio.