En la ciudad de Posadas, rige una ordenanza “Libre de pirotecnia de alto impacto sonoro”, por lo cual, la Municipalidad, frente a las denuncias de vecinos de Villa Sarita, decidieron clausurar temporalmente la cancha del Club Guaraní Antonio Franco.

La medida fue tomada bajo la acusación del incumplimiento de la ordenanza en el ultimo clásico posadeño entre Guaraní y Mitre, alertados por la denuncia de padres con niños que sufren los fuertes sonidos. Sin embargo, desde la dirigencia del Club tomaron esto como un “ataque” del gobernador de Misiones “por ser hincha de Crucero”.

Según el audio, viralizado por redes sociales, donde una madre de Villa Sarita, notablemente angustiada por la salud de su hija, relató que desde la mañana del miércoles pasado, estaban haciendo uso de pirotecnia desde el Club, por lo cual la menor con discapacidad pasó la jornada siendo afectada por los fuertes sonidos.

Clausuraron la cancha de Guaraní en Posadas por el uso de pirotecnia.

Luego de que la Municipalidad tomara cartas en el asunto, el presidente del Club Guaraní Antonio Franco, lejos de pedir las disculpas correspondientes, arremetió a través de Facebook contra el Gobernador de Misiones, a quien lo acusó de atacar al Club por ser “hincha de Crucero del Norte”.

“Nos haces la guerra” indicó Patricio Vedoya en el mismo posteo, y acusó al gobernador duramente: “nos mandaste a clausurar la cancha”.

Clausuraron la cancha de Guaraní en Posadas por el uso de pirotecnia.

Por parte de a Fundación de Apoyo a Padres de Hijos del Espectro Autista (APADHEA), indicaron que la ordenanza que prohíbe esta clase de pirotecnia, indica una “madurez y crecimiento como sociedad”.

Eduardo Sixto, presidente de la Fundación manifestó que ellos reclaman por el respeto, el derecho y la vida de los demás. Señaló que la solicitud del cumplimiento de la ordenanza, es para la convivencia, ya que estos hechos lastiman a un gran colectivo social (personas con autismo, personas con discapacidad, ancianos, mascotas, etc.).

Con respecto a la clausura de la cancha, remarcó que este incidente es un indicador de que la sociedad aún no está madura, aunque no cree que sea una situación realizada de manera intencional, pero que por algo existe una ordenanza, y quien no la cumpla deberá abstenerse a las consecuencias.

Remarcó que para él no hubo control municipal, que es importante entender que es necesario controlar dichos eventos.