Los delincuentes realizaron compras con tarjetas robadas en otras provincias pero al retirar los televisores adquiridos con el engaño, no pudieron validar su identidad.


Delincuentes que intentaban una estafa en la compra de televisores vía online a un comercio de Posadas fueron detenidos por efectivos de la Policía de Misiones.

Secuestraron el auto, celulares y tarjetas robadas a un dúo delictivo en Posadas. Intentaron una estafa en la compra de tres televisores. (MisionesOnline)

El engaño fue descubierto al comprobarse que los dos detenidos utilizaban tarjetas de créditos robadas en otras provincias. Los dos son posadeños y en su poder hallaron varios plásticos, celulares e identificaciones.

El ardid comenzó el pasado sábado cuando una persona simuló ser un cliente interesado en comprar un televisor de 32 pulgadas en Electro Misiones de Junín, casi avenida Mitre, informó MisionesOnline.

La operación fue validada en forma online mediante el pago de una tarjeta de crédito con domicilio en la provincia de San Juan, pero llamó la atención al comercio que el supuesto cliente hubiera intentado efectuar la compra probando con otras cuatro tarjetas, de distintos personas y lugares del país, a través del IP de la misma computadora.

Ante la sospecha, los responsables del comercio posadeño avisaron a la Policía e intervino el juez Marcelo Cardozo, del Juzgado de Instrucción N° 1.

El sospechoso comprador fue citado a retirar el aparato este lunes, al señalarle que el mismo debía ser traído desde la sucursal de Oberá. Cebados por el aparente éxito de su engaño, los delincuentes compraron otros dos televisores más en la sucursal Oberá de Electro Misiones, utilizando la misma computadora, pero con tarjetas de créditos de distintas personas.

El hombre de unos 30 años, se presentó en Electro Misiones con barbijo blanco, vistiendo campera negra. Al solicitarle sus datos personales, manifestó diferentes identidades diciendo ser Aguirre, luego dijo llamarse Cristina G, lo que llamó la atención al personal del local comercial.

Intervino la Policía y lo detuvo. Los investigadores apresaron además a un cómplice que lo aguardaba en un auto, fuera del local comercial. De concretarse la estafa, el comercio hubiese sido damnificado en una semana de alrededor de 75.000 pesos.




Comentarios