Sobre Bertoldo Neumann pesan dos condenas a cadena perpetua por dos asesinatos y está punto de lograr salidas transitorias como su cómplice en uno de sus crímenes.


Los autores del salvaje homicidio del abogado Guillermo José Valdez en 2003 fueron condenados a cadena perpetua en Misiones. Sin embargo una de las condenadas por el hecho, su exesposa Adriana García, disfruta de salidas transitorias. Y su cómplice y presunto novio, Bertoldo Neumann, también condenado a perpetua, reclama el mismo beneficio.

Bertoldo Neumann condenado por dos crímenes, uno de ellos macabro, que pronto logrará salidas transitorias. (MisionesOnline)

La noticia conmocionó a los posadeñoss, donde Adriana García, escribana y dueña de una fortuna que heredó de su padre también escribano, era una especie de luminaria del reducido y selecto jet set posadeño.

Su escribanía sobre la calle Córdoba a una cuadra de la plaza principal de Posadas, fue el lugar donde citó a su esposo Valdez, para tratar detalles de su divorcio. Valdez era apoderado legal del Banco Francés en Posadas y de Credilogros.

Hugo Zapana, abogado defensor de Bertoldo Neumann, quien logró que se unificaran sus dos condenas a perpetua y esté a punto de lograr salidas transitorias. (WEB)

Pero al hombre lo esperaban momentos de terror en esa noche del 19 de junio de 2003. Adriana, su esposa de 48 años, armó una emboscada contra Valdez, un rosarino que creyó encontrar la felicidad en Posadas.

Una vez dentro de la escribanía de García, fue atacado a cuchilladas por Bertoldo Neumann, con apoyo de un empleado de este, Alberto Ramírez. Luego el abogado rosarino fue rematado de cinco balazos de una pistola 11.25 con silenciador.

Lo peor, acababa de comenzar. Se desconoce por qué Valdez fue desollado con saña, tal vez aún moribundo, y luego arrojado en las afueras de Posadas. Lo trasladaron en su propia camioneta Nissan, que luego se halló abandonada cerca del Hospital Madariaga.

El cadáver fue encontrado el 20 de junio, sin piel en su rostro y sin el cuero cabelludo. Los investigadores revisaron la Escribanía García que estaba limpia de todo vestigio criminal.

Los detectives se desorientaron hasta que una prueba de Luminol mostró monstruosas salpicaduras de una sanguinaria masacre. Toda huella había sido borrada pero esta prueba orientó la pesquisa.

La glamorosa Adriana García y su supuesto amante Bertoldo Neuman se convirtieron en los principales sospechosos. Las pruebas reunidas demostraron su culpabilidad y fueron condenados a perpetua.

Pero hubo más sorpresas. Se demostró que el arma de Neumann había sido usada en otro crimen, el del sereno del Instituto de Previsión Social, Alfonso Pintos Cardozo, asesinado a balazos a los 27 años. Allí robó computadores y un fax.

Para los jueces Martín Errecaborde, Juan Enrique Calvo y Roque Martín González, no hubo dudas. La escribana Adriana María Inés García (48); su novio, Bertoldo Roberto Neumann Rojas (26) y Jorge Alberto Ramírez (28) actuaron con “premeditación, alevosía y ensañamiento”, dijeron en su sentencia.

La escribana García ya goza de salidas transitorias, alejada de sus hijos que la repudian por la muerte del abogado Valdez, su padre. Y Neumann, que recibió la condena a dos cadenas perpetuas y estudió abogacía en la cárcel, además de dedicarse a tareas religiosas, pretende ahora el mismo beneficio. Una historia estremecedora, que aún eriza la piel de los misioneros.





Comentarios