Cambios en Energía: renuncian Darío Martínez y Federico Basualdo y asumiría la salteña Flavia Royón

Sergio Massa designará a la ministra de Energía y Minería de Salta en la secretaría que controlaba La Cámpora.

Cambios en Energía: renuncian Darío Martínez y Federico Basualdo y asumiría la salteña Flavia Royón

Después de días de idas y vueltas sobre un área en disputa, finalmente saldrá Darío Martínez de la secretaría de Energía y con él, el subsecretario de Energía Eléctrica Federico Basualdo.

En su lugar entra Flavia Royón, quien hasta ahora era ministra de Energía y Minería del gobierno de Gustavo Sáenz en Salta, un aliado de Sergio Massa.

Federico Basualdo renuncia como subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación.
Federico Basualdo renuncia como subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación.

Así se definió el reordenamiento en una secretaría sensible. Basualdo, hombre que respondía a Cristina Kirchner había subsistido en el cargo aún cuando el exministro de Economía, Martín Guzmán, había decidido echarlo.

Finalmente se fue él y el técnico de paladar duro del kirchnerismo continuó hasta ahora.

La reformulación de la política energética -con una mayor quita de subsidios a las tarifas- indicaba que Sergio Massa tenía intenciones de avanzar en la Secretaría de Energía.

Martínez había llegado al cargo en agosto del 2020, en reemplazo de Sergio Lanziani y bajo la órbita del exministro Matías Kulfas, de Desarrollo Productivo, que tampoco pudo domar el peso camporista en ese sector clave.

Massa anunció que habrá un tope de consumo para quienes mantengan los subsidios

Entre los anuncios del ministro de Economía, Sergio Massa, se mencionó que el encarecimiento en las boletas de energía eléctrica comprenderá a los consumos superiores a los 400 KwH mensuales.

Es decir, si una familia mantuvo los subsidios pero consumió más que el tope determinado, verá un aumento en las tarifas, ya que deberá afrontar el gasto real superado el límite.

De esta manera, serán alrededor de 9 millones de hogares los que pagarán más por los servicios. En esa cifra se incluye a los cuatro millones de hogares que perderán los subsidios por completo, y otros cinco millones que seguirá manteniendo la ayuda estatal, pero con un tope.

Hay una contradicción entre lo que anunció Massa y lo que opinan los especialistas del Frente de Todos, que sostienen que los hogares con menores ingresos no cuentan con acceso a la red de gas natural, por lo que se calefaccionan con artefactos eléctricos. Así, su consumo es elevado.

Esto sin duda explica los cambios en la cartera de Energía dónde Sergio Massa pasaría a tener el control.