Cada tanto la riqueza de la tierra sorprende con productos inusuales que despiertan la atención y curiosidad de todos. Eso mismo es lo que pasó en la zona rural de Villa Urquiza, más precisamente en la quinta de Felipe Mildenberger, un jubilado de 70 años que cosechó una batata colorada de 4,2 kilos, “es la primera vez que cosecho una batata tan grande. Ya he cosechado de dos kilos y medio, pero esta ya es una guasada”, dijo sorprendido.

Felipe trabaja en la huerta que tiene en su quinta, en declaraciones a ElOnceTv contó que tiene “pocas herramientas porque lo hago para pasar el rato nomás, lo hago todo a pulmón”. Además, agregó que también siembra verdura de hoja y calabazas, entre otras hortalizas. “Las calabazas de la quinta son más ricas y bien dulces. Tienen muy pocas semillas”, resaltó.

Felipe Mildenberger disfruta del trabajo en la tierraElOnceTv | ElOnceTv

En relación a sus cultivos, Felipe dijo que “lo que cosechamos, lo comemos nosotros, porque como son tan grandes, no se pueden vender. En ese lote, cosechamos otras de un kilo, un kilo y medio y dos”. Consultado acerca de cómo va a comer la súper batata, indicó que “la dejo secar un poco y después me la como al horno con un asado, pollo, pavo, lechón, o lo que sea”.

A Felipe lo acompañan con alegría sus nietos cuando lo van a visitar, en especial Agustina de 3 años; “a los nietos les encanta andar en la huerta y les gusta lo que yo produzco. Dicen que lo quieren hacer cuando sean grande”, sostuvo y agregó que “ahora, que no tengo patrones que me manden, ni obligaciones, me levanto a las 9 para escaparle al frío y trabajar cuando no hace tanto frío”.