El gobernador Gustavo Bordet avanzó este lunes en las tareas para reforzar los controles de navegación, pesca y normativas en el marco del covid-19 en toda la provincia junto a Prefectura. En tal sentido se reunió con el director de Prefectura de Región Centro, prefecto General Rogelio Pellegrino, y el jefe de Prefectura de Paraná, prefecto Principal Julio Santana. De la reunión también participaron la vicegobernadora Laura Stratta y la ministra de Gobierno, Rosario Romero.

Uno de los temas centrales del encuentro fueron los controles en el marco de la pandemia, “especialmente en todo lo que es la navegación, la prevención de que no existan reuniones no autorizadas que a veces se hacen en las islas”, señaló Romero al tiempo que agregó que “se abordó la temática de las islas entrerrianas que están frente a Rosario. Allí hay mucho tránsito de embarcaciones y hubo un compromiso de labor compartida que de hecho ya se viene haciendo pero que vamos a fortalecer en los próximos meses porque estamos todavía en pandemia y en muchos casos el verano y las altas temperaturas propician que se hagan encuentros masivos que no debieran existir en territorio de las islas”.

“Si tuviéramos que trazar un diagnóstico de cómo actuó la población entrerriana, tendríamos que decir que lo hizo con mucha responsabilidad porque los casos de las personas que no respetan las normas de restricción o de distanciamiento son las menos. Lo que ocurre es que son los que provocan mayor necesidad de trabajo tanto de las fuerzas de seguridad provinciales como nacionales”, reconoció la ministra.

Fiestas clandestinas

En relación a este punto, Pellegrino indicó que en el encuentro con el gobernador abordaron “el control de fiestas clandestinas, aglomeraciones de personas y cuidados en torno al distanciamiento, además de la capacidad máxima que hoy tienen las embarcaciones hasta el momento restringida al 50 por ciento de personas a bordo”. ”Cada persona tiene su cuota de responsabilidad. Todos debemos ser responsables para cuidar al otro. Prefectura trata de evitar las aglomeraciones y las fiestas clandestinas por lo cual se patrulla permanentemente el río y las zonas, y de esa manera buscar que el Estado esté lo más presente posible”, remarcó.

Con respecto a la ciudad de Paraná donde a través de una Resolución el municipio autorizó a las embarcaciones a navegar en su capacidad total, el prefecto recomendó que en el caso de las embarcaciones que tienen cabinas cerradas, “se ventile previo encendido de motores, verificar los elementos de seguridad, documentación y evitar que se exceda la capacidad de personas permitida para cada embarcación”.