Durante la jornada del día martes 13 de abril, se llevó a cabo una capacitación destinada a productores y productoras de Campo Grande y zonas aledañas sobre el aprovechamiento sustentable de abejas nativas sin aguijón (Tetragonisca fiebrigi – yateí). Estuvo a cargo de un equipo técnico especializado en meliponicultura.

La misma pudo desarrollarse gracias a la organización por parte del Proyecto de Uso Sustentable de la Biodiversidad (USUBI) del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en articulación con el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables de Misiones y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Agencia de Aristóbulo del Valle.

Capacitan a productores de Campo Grande sobre uso sustentable de la miel de Yateí

En este sentido, la capacitación abordó los distintos factores que contribuyen al aprovechamiento, la infraestructura necesaria para emprender el proyecto, las alternativas y los protocolos de uso sustentable. Incluyó la asistencia en el armado de colmenas y el entrenamiento para la correcta instalación de meliponarios.

La miel de Yateí (Tetragonisca fiebrigi) se incorporó al Código Alimentario Argentino (CAA) en mayo de 2019 por Resolución 17/2019, gracias al trabajo del equipo técnico del Proyecto USUBI, de la Dirección Nacional de Biodiversidad del MAyDS y de una red de instituciones, organizaciones e investigadores que trabajaron conjuntamente para ello.

El Proyecto USUBI cuenta con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y es implementado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, a través de la Secretaría de Política Ambiental en Recursos Naturales, Dirección de Biodiversidad, junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), articulándose localmente con el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables de Misiones.

Al ser la Selva Paranaense el hábitat natural de este tipo de abejas, se posibilita que se aproveche en las chacras esta variedad de miel, conservando la biodiversidad del monte misionero y, a su vez, ofreciendo una opción más de ingreso económico a las familias productoras.