La semana pasada el Honorable Concejo Deliberante de Campo Grande declaró la Emergencia Hídrica en el municipio. La medida fue tomada como consecuencia de la grave sequía y el drástico descenso del caudal de la represa de la toma de agua.

Desde el municipio indicaron que queda prohibida la carga de piletas, el lavado de autos y veredas, tanto en el casco urbano como en la zona rural. La medida tomada por el cuerpo legislativo, permite que el municipio destine recursos a la problemática y que pueda multar a los infractores.

Según indicó la Cooperativa de Agua Potable y Servicios de Campo Grande Limitada, si la ciudadanía no respeta la medida se podría dificultar la distribución del líquido a la población. Similar situación se vive en Dos de Mayo y Santo Pipó.