Las restricciones se encuentran vigentes por una ordenanza sancionada hace diez años.


La Unidad Ejecutora Municipal de Oberá, realizó un encuentro con propietarios y agentes inmobiliarios, para recordar sobre la vigencia de la Ordenanza N°1.940/2010, que prohíbe la construcción en la ribera de los arroyos. Durante el encuentro, desde el ejecutivo municipal, expusieron el proyecto de tratamiento de recursos hídricos en el que se encuentran trabajando.

La propuesta del Ejecutivo obereño a los inmobiliarios es evitar la venta de propiedades en esas zonas y que brinden asesoramiento a sus clientes al respecto. “La idea es trabajar en cadena con todos los partícipes y que cada ciudadano tome conciencia de lo que significa trabajar con los recursos hídricos”, explicó el ingeniero Gerardo Blanco, titular de la UEM.

La ordenanza, se encuentra vigente desde el año 2010 y establece que se deje una zona de ribera de tres veces el ancho del cauce en su máxima crecida, una franja no menor a 15 metros debemos dejar a cada lado. Se habla de una zona de área natural a preservar, no se puede construir ahí, porque el arroyo seguirá creciendo y avanzando sobre las propiedades.




Comentarios