En Santo Pipó, un vecino que necesitaba realizar trabajos de albañilería en su vivienda, contrató a un joven a quien le pagaría con una moto. Iniciada la construcción, el patrón le prestó el vehículo de manera anticipada y con todos los papeles, para que pueda trasladarse a Capioví, de donde era oriundo.

Desde hace tres semanas que el propietario de la vivienda está esperando que vuelva el albañil, y termine el trabajo que quedó sin conluir. Por ello, formalizó la denuncia ante la comisaría local por estafa.​

El denunciante, identificado como José D. de 33 años, indicó que el joven de nombre Ezequiel S. de 18 años, ya llevaba un mes trabajando en su domicilio. El trato era que cuando concluirían la construcción, José le entregaría una moto 110 cilindradas, modelo 2012.